Sanciones

Por: Pascualina Curcio

Las mal llamadas sanciones impuestas por el gobierno de turno de los EEUU, a las que se sumaron algunos países de Europa y que aplauden vecinos de la Región, no pueden si no calificarse de genocidas.

  1. En Venezuela importamos la mayoría de los medicamentos que requerimos. El 34% se le compra a EEUU, 10% a Colombia, 7% a España, 5% a Italia, otro 5% a México, 3% a Brasil. Suma 64% del total.
  2. En cuanto a los alimentos, importamos 12% de lo que comemos. El 33% proviene de EEUU, 16% de Argentina, 14% de Brasil, 12% de Canadá, 3% de México, 2% de Chile y 1% de Colombia. El 82% del total importado viene del imperio norteamericano y sus aliados.
  3. Dependemos de la importación de tecnología, maquinarias y repuestos para la producción. El 32% es de EEUU, el 5% de Brasil, el 2% de Alemania, otro 2% de Argentina, 4% de Colombia, 3% de Panamá.

El que, por instrucciones de Trump, no llegue 60% de las tuercas que necesitamos para la producción, acarrea graves efectos sobre nuestra economía.

  1. Para el servicio de transporte, incluidos los repuestos, importamos 48% desde esos países.
  2. Solo estos cuatro rubros (alimentos, medicamentos, maquinarias y transporte) representan, en promedio 51% de las importaciones totales.
  3. El bloqueo equivale a 26.931 millones de dólares anuales y a 9,4 millones de toneladas (tomamos como referencia las importaciones de 2012, antes del asedio contra nuestro pueblo).
  4. Por si fuera poco, lo que nos ingresa por petróleo, que es 95% de las exportaciones, también pretenden bloquearlos. Del total de hidrocarburos que exportamos 33% lo mandamos a EEUU, 7,5% a Europa y 1,5% a América del Sur.
  5. Todos estos países que nos compran 42% de nuestro petróleo se verán obligados a pagarnos en dólares porque así se los ordena EEUU. Por lo tanto al tener ese dinero, alrededor de 17.500 millones de dólares anuales, en el sistema financiero norteamericano, solo podremos movilizarlo cuando quienes se creen dueños del mundo nos lo autoricen.
  6. Son recursos que nos sirven para comprar alimentos, medicamentos y maquinarias a China, Rusia y la India, y también para pagar nuestros compromisos de deuda.
  7. Intentamos sortear ese bloqueo financiero, pero Donald Trump les prohibió adquirir petros.

Es un bloqueo criminal que busca hacer chillar la economía venezolana, generar hambre, miseria y muertes, para luego ir a Naciones Unidas y mostrándose muy preocupados decir que el gobierno bolivariano viola los derechos humanos. No dejan de sorprendernos algunos “venezolanos” quienes de frente y a todas sus anchas, es decir, en un frente amplio, recorren el mundo para pedir más bloqueos contra su propio pueblo.