Conoce un poco más de este alimento nutritivo: el ocumo

Hace 1 año.

ocumoEl ocumo es una planta herbácea perenne oriunda del continente americano que crece en zonas tropicales y húmedas de hojas acorazonadas, de aproximadamente 40 a 200 cm de largo.

Para la época del descubrimiento de América, este alimento era un cultivo importante en Centro América, Colombia, Venezuela y las Antillas; y en sus escritos el historiador José de Oviedo y Baños y el fraile Bartolomé de las Casas se refirieron a él como uno de los mejores alimentos de los indígenas americanos.

Este tubérculo es tradicionalmente explotado por campesinos con recursos propios y manejados de manera empírica con técnicas rudimentarias, practicando en gran medida como agricultura itinerante.

Sin embargo, en la búsqueda actual de especies agrícolas que permitan el abastecimiento de alimentos a bajo costo, la protección de los recursos naturales y la disminución de la pobreza, las raíces y los tubérculos cumplen con gran parte de estos requisitos.

El ocumo blanco es uno de los cultivos altamente rendidores y con apreciables propiedades alimenticias, además de ser cultivos tradicionales de significativa importancia en la sobrevivencia de los pequeños productores agrícolas del país.

Al igual que el resto de las raíces y los tubérculos cultivados en Venezuela y por ser un rubro que no necesita cuidados intensos, además de los altos requerimientos de agua, la distribución espacial de este cultivo en Venezuela es bastante extendida incluso mayor que en el caso del ñame, pues se encuentra presente en todas las entidades del país.

En Venezuela este cultivo cuenta con 94 mil 904 toneladas que equivale a 82% de la producción nacional -en una superficie cosechada de 7 mil 566 hectáreas-, refieren datos de la Memoria y Cuenta del Ministerio de Agricultura y Tierras 2010-2014. Mientras la disponibilidad bruta para el consumo humano de este alimento es de 115 mil 676 toneladas. En tal sentido, 18% de la producción nacional es importada a otros países.

En el país, los principales estados productores de ocumo son Miranda y Sucre con casi 50% del total producido en Venezuela; Monagas, Carabobo, Portuguesa, Barinas y Bolívar forman parte del segundo grupo de entidades con mayor producción, concentrando 33% del restante producido en el periodo censal, reflejado en el Atlas VII Censo Agrícola de Venezuela.

Variedad de ocumo chino

En Venezuela se le conoce como ocumo chino, en Panamá como otoe, en Bolivia como papa balusa y en Colombia como malanga.

Esta variedad del ocumo se cosecha en el país principalmente en el estado Sucre donde ocupa 1.499 hectáreas de terreno cosechado en gran parte de sus municipios.

En ese estado oriental hay diversas unidades de producción encargadas de la cosecha y producción del ocumo chino ya que este cultivo ha tomado especial relevancia en esa región debido a que forma parte importante de la dieta básica de la población rural del país.

Por todo eso, el Gobierno Bolivariano ha brindado a más de 600 productores de referida entidad regional el financiamiento y el apoyo técnico para seguir avanzando en la producción de este alimento que es muy importante gracias a su alto nivel nutricional.

La productora Carmen Cortés, residente del sector Playa Grande en el estado Sucre, manifestó que tiene tres hectáreas y recibió un crédito del Fondo para el Desarrollo Agrario Socialista (Fondas) y el Banco Agrícola de Venezuela (BAV) para sembrar ocumo blanco y chino, así como adquirir semillas y seguir la preparación de las tierras.

“El Estado siempre nos ha prestado el apoyo a los pequeños productores del país. Nuestra producción es totalmente para nuestra gente, para alimentar a nuestro pueblo”, dijo.

Destino de la producción

Las raíces de la planta del ocumo son un ingrediente común en las sopas y guisados, que también se pueden comer asados, fritos o en puré. Este cultivo además se consume exclusivamente de manera directa como hortaliza sin ningún tipo de procesamientos.

Por otra parte, se le atribuyen a niveles internacionales usos medicinales como el zumo de las hojas contra las gusaneras, los polvos de la raíz o su conocimiento en el control del asma, catarros crónicos y tisis, la cataplasma con la raíz fresca y miel de abejas se usa en la gota y en las úlceras corrosivas entre otras muchas funciones.

El ocumo también se usa como planta alimenticia porque contiene casi la mitad de su peso en una fécula hermosa, que se separa del principio cáustico o irritante que contiene por medio de la cocción o por lavatorios repetidos después de ralladas.

A nivel nacional, 82% de la producción del país se destina al consumo interno, en forma de hortaliza fresca, más de 92% de las unidades de producción agrícola registradas como cultivadoras de ocumo declararon comercializar sus cosechas al mercado mayor, detal y a los intermediarios, quienes comercian de segunda mano el tubérculo en diversos mercados.

Filetes de ocumo con sabor a pescado

El Instituto Nacional de Nutrición (INN) con su campaña Agarra Dato, Come Sano invita a la población venezolana a la preparación de alimentos alternativos para su consumo.

Para el disfrute de los hogares venezolanos, el INN ha reseñado la receta saludable de filetes de ocumo con sabor a pescado, rico plato principal que también se puede servir como pasapalo o botana. Además es una comida muy nutritiva y económica, lleva muy pocos ingredientes que son los siguientes: dos ocumos sin piel y rallados, un huevo, ajo, aceite, un cuarto de queso parmesano rallado y pan rallado.

Para la preparación, unimos todos los ingredientes, si la mezcla queda muy líquida puede añadir un poquito de pan molido.

Cuando el aceite esté caliente, ir colocando cucharadas de la preparación en la sartén, cuidando que no se quemen.

En el sartén se le puede dar la forma de filetes o de croquetas, todo queda al gusto del cocinero.

Al estar ya listos, podemos servir o si lo preferimos, colocamos sobre papel absorbente para eliminar el aceite.

Este sabroso plato se puede servir con arroz o con papas y con una nutritiva ensalada.

 

 

T/CiudadCCS/María Teresa Espinoza