¿Sabes cómo fue el primer encuentro entre Manuela Sáenz y Simón Bolívar?

Manuela Sáenz, una de las primeras feministas de América Latina e importante líder revolucionaria de la independencia de América del Sur, ve por primera vez al Libertador Simón Bolívar el 16 de junio de 1822, durante su entrada triunfal a Quito, Ecuador.

«Cuando se acercaba al paso de nuestro balcón, tome la corona de rosas y ramitas de laureles y la arrojé para que cayera al frente del caballo de S.B; pero con tal suerte que fue a parar con toda la fuerza de la caída a la casaca, justo en el pecho de S.B. Me ruboricé de la vergüenza, pues el Libertador alzó su mirada y me descubrió aún con los brazos estirados en tal acto, pero S.E. se sonrió y me hizo un saludo con el sombrero pavonado que traía a la mano», escribe sobre ese momento Manuelita, la Libertadora del Libertador, en su diario.

Al encontrarse ambos en un baile de bienvenida al Libertador, él le manifiesta: «Señora: si mis soldados tuvieran su puntería, ya habríamos ganado la guerra a España».

Manuela Sáenz y Simón Bolívar se convierten en compañeros sentimentales y de lucha durante ocho años, hasta la muerte del Libertador.

 

T/AVN