Guaidó y Claver-Carone planearon asesinato del presidente Maduro en la Casa Blanca

Los exdiputados Juan Guaidó y Julio Borges, junto a otros dirigentes de la extrema derecha como Carlos Vecchio y Mauricio Claver-Carone, discutieron en la Casa Blanca, Estados Unidos, el 5 de febrero de 2020, el asesinato del presidente de la República, Nicolás Maduro, y pidieron una invasión militar contra Venezuela, denunció este viernes el embajador venezolano en las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada

A través de su cuenta en la red social Twitter, Moncada señaló que convencieron al expresidente Donald Trump de que solo una acción de las tropas estadounidenses como una invasión o una acción clandestina contra Maduro, eran las opciones reales para tomar el control de Venezuela.

El diplomático venezolano cita las declaraciones del exsecretario de Defensa de la administración Trump, Mark Esper.

En sus dichos, aseveró que este planteamiento respondía a la necesidad de hacer efectivo el plan de EE.UU. «porque trabajar con los venezolanos era muy complicado».

En este sentido, consideraron que la invasión militar directa era lo más preferible, porque una invasión mercenaria desde Colombia, sería complicada; sin embargo, Guaidó y Claver-Carone (actual presidente de la Banco Interamericano de Desarrollo) manejan una operación especial mercenaria similar al asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

«La respuesta la da el propio Esper, tres meses luego de la reunión de Guaidó ocurrió la operación «Gedeón» para asesinar al presidente Maduro con un grupo de mercenarios entrenados y equipados en Colombia», indicó el diplomático venezolano.

La Operación Gedeón fue ejecutada desde Colombia la madrugada del 3 de mayo de 2020. Se trató de una pretendida invasión por las costas de La Guaira, pero fue frustrada por los organismos de seguridad del Estado venezolano, y tenía como fin secuestrar para asesinar al presidente Nicolás Maduro y otras autoridades.

De acuerdo con la declaración de Esper, el Gobierno de EE.UU. estaba dispuesto a ejecutar una invasión directa o mercenaria contra Venezuela, pero, tenía expectativas de sí el liderazgo opositor podía asegurar que «los venezolanos combatiría».

Guaidó, Borges y Vecchi propusieron que «sería más fácil y rápido sí los EE.UU. lo hicieran por nosotros».

«Esper preguntó otra vez: ‘¿Sí algunos de esos venezolanos pueden ser entrenados y equipados por EEUU, ellos estarían dispuestos a combatir?’ Nunca tuvo una respuesta clara: ‘ellos me dijeron que era muy complicado y tardaría mucho tiempo'», puntualizó Moncada.

«Es por eso que Trump siempre pensó que Guaidó era ‘débil’, incapaz de sustituir al Presidente Maduro, a quien veía como ‘fuerte’. Trump despreció a Guaidó porque fueron a rogar que soldados de EEUU invadieran su país mientras Maduro luchaba contra la invasión», añadió el diplomático venezolano.

En otra serie de mensajes publicados este jueves, el embajador venezolano dio a conocer que el 9 de junio de 2020, en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, consejero de Trump, propuso un ataque militar al Complejo Refinador de José Antonio Anzoátegui.

El objetivo era paralizar la economía petrolera y, con el caos y sufrimiento popular, derrocar a Maduro e imponer a Juan Guaidó como jefe de gobierno.

T/AVN