Hermanos Rodríguez rinden homenaje a su padre Jorge Rodríguez, a 44 años de su asesinato

 

“Hoy la Revolución Bolivariana es, para nosotros, el mejor aliciente para el alma, porque sabemos que está presente nuestro padre”, expresó este sábado la vicepresidenta ejecutiva de la República Bolivariana, Delcy Rodríguez, desde el Cementerio General del Sur, en Caracas, durante  el homenaje a la memoria de su padre Jorge Antonio Rodríguez, dirigente de la Liga Socialista, vilmente secuestrado, torturado y asesinado hace 44 años por el gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez (CAP) durante la genocida época del Puntofijismo.

En el tributo ante la tumba que contiene los restos del joven mártir venezolano, también estuvo presente su hermano Jorge Rodríguez, vicepresidente Sectorial de Comunicación, Cultura y Turismo, y dirigentes de la Liga Socialista, protegidos con las medidas epidemiológicas que impuso la pandemia del coronavirus; allí entregaron flores y entonaron el himno de la Internacional socialista.

Ambos son hijos del joven dirigente y fundador de Liga Socialista (LS), que en 1976 apareció “suicidado”, según la explicación oficial que dieron las autoridades de entonces, a pesar de que estaba preso en los calabozos de la antigua Disip, y su cuerpo presentara múltiples heridas y señales de tortura.

La alta funcionaria calificó esta situación vivida por su familia y el país como un vil asesinato de un joven de 34 años, cuando el modelo político de la Cuarta República silenciaba toda disidencia de la juventud revolucionaria.

“Esa era la forma de gobernar: torturándolos, desapareciéndoles. Fue salvajemente torturado en una época donde los derechos humanos era letra muerta en la Constitución (de 1961)”, sostuvo.

En comparación, dijo que gracias a las banderas de la Revolución de Hugo Chávez y la consolidación de ese camino democrático en el gobierno del presidente Nicolás Maduro Moros, la juventud venezolana de hoy puede expresarse con total libertad y contribuir en la construcción de un país como garantía de futuro, libertad e independencia.

En esta esperanza está presente Jorge Rodríguez (padre), y hoy se honra a las heroínas y mártires del siglo pasado que ayudaron con su lucha a tener una sociedad de iguales y de justicia.

“Esta ha sido nuestra venganza personal”, dijo, parafraseando al revolucionario nicaragüense Tomás Borges. La memoria del mártir Jorge Rodríguez está viva como combatiente y militante de la revolución socialista y bolivariana, concluyó.

El también ministro de Comunicación Jorge Rodríguez, hijo, manifestó que se mantienen vigentes las ideas de su padre y dirigente revolucionario.

“Jorge Rodríguez encendió un faro y ahora que estamos pariendo Patria, como siempre decía Alí Primera, estamos hoy aquí, en medio de la pandemia, diciéndole que sus palabras están más vivas que nunca”.

Consideró que el verbo encendido de su padre en los años 60 se proyecta en el futuro y aparece en la construcción cotidiana de la Revolución Bolivariana, en el sueño de las nuevas generaciones, “en la palabra irredenta de Chávez y en el obstinado afán de construir Patria de Nicolás Maduro y los dirigentes revolucionarios”.

“Hombre lleno de sueños, con su sonrisa recorrió todo el territorio nacional sembrando futuro, sembrando la posibilidad de igualdad y justicia en Venezuela, de la redención de los pueblos”, recordó.

Recordó que los esbirros del gobierno de CAP provocaron más de 5 mil asesinados en la juventud, y los gobiernos de la IV República acumularon todo un triste legado de odio desde 1959 hasta 1999.

“Golpeado, torturado, mancillado su cuerpo, lo convirtieron en el gigante que es para la historia de Venezuela en los actuales momentos”, sentenció sobre la figura de su padre y mártir revolucionario.

T/VTV