Universitarios argentinos defienden la educación pública

Hace 2 años.

Foto: Cortesía de Twitter.
Foto: Cortesía de Twitter.

Una multitudinaria marcha de decenas de miles de universitarios argentinos repletó este viernes a lo largo de varias cuadras la avenida Corrientes en defensa de la educación pública, por más presupuesto y salarios dignos para los profesores.

Por primera vez en 15 años todas las federaciones estudiantiles acordaron realizar un paro nacional y manifestarse unidas contra lo que denuncian son intentos del gobierno de la alianza Cambiemos de reducir la formación universitaria.

Lucas Valderrama, del Consejo Superior Estudiantil y dirigente de la Federación Estudiantil de la Universidad de Buenos Aires (FUBA), manifestó a Prensa Latina con “esta masiva marcha llevamos la lucha en defensa de la enseñanza pública al centro del poder económico”.

“Está claro que este Gobierno está aplicando políticas neoliberales que afectan directamente a las universidades nacionales”, recalcó el joven que marchaba al frente de la masiva manifestación junto a otros dirigentes estudiantiles sosteniendo una pancarta en la que se leía: “Defendamos la Educación Pública”.

“Acá no estamos reclamando si se puede pagar o no la luz, estamos defendiendo la continuidad de la enseñanza universitaria como derecho de todos”, manifestó Carla, estudiante de Ciencias Sociales, quien levantaba un cartel con el reclamo: “La deuda es con la educación”.

La masiva marcha la convocaron la FUBA, la Confederación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu) y organizaciones de alumnos y profesores de centros del resto del país.

Primero se movilizaron hacia la céntrica Plaza Houssay desde las distintas facultades, y de ahí marcharon hacia la Plaza de Mayo.

El alumnado también salió a la calle a respaldar al personal docente que demanda un aumento salarial acorde con el alza de la carestía de la vida. Varias consultoras independientes coinciden en que la inflación se disparó el 40 por ciento en los últimos cuatro meses.

Los profesores rechazaron el aumento del 15 por ciento ofrecido por el gobierno de Mauricio Macri y exigen mantener la negociación paritaria abierta.

El secretario adjunto de la Conadu Histórica advirtió que “tenemos cientos de docentes precarizados, no docentes tercerizados, obras paralizadas. Necesitamos fondos para salarios, para los laboratorios, bibliotecas, becas para estudiantes y para investigaciones”.

“Necesitamos el apoyo suficiente para las tareas que son la razón de ser de la universidad”, resumió el facultativo.

Los alumnos también piden el boleto estudiantil para poder sortear el tarifazo en el transporte que se encarecerá el 66 por ciento e igualmente exigen la restitución de una enmienda que declara la enseñanza superior como un derecho, la cual fue recientemente anulada por un juez.

María, una alumna de ingeniería, expresó que “si no hubiera universidad pública ninguno de los que estamos acá podría estudiar y llegar a ser un profesional; por eso marchamos para defender la educación como un derecho”.

Sindicatos y las federaciones estudiantiles advierten que la asignación presupuestaria adicional anunciada por la Presidencia resulta insuficiente, y muchas casas de altos estudios tienen fondos hasta agosto para poder costear la electricidad.

Algunos grupos coreaban consignas más radicales como “el pueblo, el pueblo no vende sus ideas, pelea, pelea”.

T/ PL