Todavía 234.876 autos usan sin necesidad gasolina de 95 octanos

Hace 1 año.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Aun cuando la decisión adoptada el pasado 17 de febrero de ponerle precios a las gasolinas reacomodó el cuadro de consumo entre la de 91 y 95 octanos, en Venezuela todavía circulan 234.876 vehículos que emplean de manera innecesaria el combustible de mayor octanaje.

Según la data de Pdvsa, para 2015 el parque automotor venezolano está compuesto por 5.281.685 vehículos, de los cuales 4.225.348, equivalentes al 80%, poseen motores a gasolina, mientras el restante, 1.956.337, el 20%, funcionan con diesel.

Al cierre de 2015, el cuadro de consumo indicaba que al 29% de los vehículos le suministraban gasolina de 91 octanos, en tanto al restante, 71%, le llenaban el tanque con la de 95 octanos.

Para mejorar el rendimiento y elevar el octanaje de la gasolina. Pdvsa emplea el Metil Terbutil Eter, MTBE, un compuesto químico comprado en el exterior que también contribuye a reducir el contenido de azufre y aromáticos, mejora la combustión, disminuye las emisiones de escape y ayuda a cumplir con las normas de baja presión de vapor.

De allí que el uso innecesario y dispendioso de la gasolina de 95 octanos implica para Pdvsa mayores compras del MTBE en el exterior, lo cual se traduce en desembolsos cuantiosos en dólares que afectan las arcas de la nación y, en consecuencia, ponen freno al desarrollo de las misiones sociales ideadas por el Gobierno Bolivariano para acabar con el problema más grave del país, la pobreza.

Tan pronto se fijó el precio del litro de la gasolina de 91 octanos en un bolívar y el de la de 95 octanos en siete bolívares el comportamiento de los choferes varió. El consumo de la primera subió a 52% y el de la segunda se redujo a 48%.

Sin embargo, teóricamente, Pdvsa apunta que los vehículos que deberían consumir gasolina de 95 octanos representan el 42% y de 91 octanos el 58%, lo cual indica que aún circulan por las carreteras del país autos cuyos choferes contravienen las normas del fabricante al echar a sus tanques un combustible que resulta más caro para la nación y para su bolsillo.

 

T/CiudadCCS/Werher Sandoval