Tiroteo en Orlando es considerado la peor masacre de EE.UU.

Hace 2 años.

2016-06-12t151554z_2_lynxnpec5b0ap_rtroptp_3_florida-shooting.jpg_1718483346
TeleSUR

La masacre ocurrida en un club para homosexuales en Orlando (Florida), es la peor de la historia de EE.UU. provocada por el ataque de un tirador, de los cuales se han registrado 132 en lo que va de año, así lo informan medios locales.

Según el sitio web Shootingtracker.com, que recopila todos los incidentes con armas de fuego en EE.UU. en los que hubo por lo menos cuatro víctimas, el incidente más grave ocurrido durante este año había sido el 22 de abril en el condado de Pike, Ohio, donde ocho miembros de una misma familia, incluido un joven de 16 años, murieron tiroteados en lo que pudo ser una ejecución por motivos desconocidos.

De acuerdo con los datos de este portal web, durante 2015 se produjeron 372 tiroteos masivos y 367 muertos, alrededor de uno al día. El más grave fue el protagonizado el 2 de diciembre por un matrimonio que asesinó a catorce personas en un centro de ayuda para discapacitados en San Bernardino (California).

Se descartan motivos religiosos

Mir Seddique, padre del autor del tiroteo masivo en una discoteca para homosexuales en Orlando, Florida, descartó este domingo que el hecho se hubiese realizado por motivos religiosos y apuntó a la homofobia como móvil del crimen.

El joven que perpetró el tiroteo fue identificado como Omar Mateen y según el relato del padre, hace dos meses, durante una visita a Miami, el joven vio a dos hombres besándose, hecho que le causó mucha ira.

Con relación a esto, reveló su presunción de que ese incidente en Miami esté detrás de este tiroteo en el Club Pulse, en el que murieron al menos 50 personas y otras 53 están heridas, varias de ellas en estado crítico.

“Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país”, añadió Seddique.

Por su parte, el agente especial del FBI, Ron Hopper, destacó que no pueden clasificar este suceso todavía como un “crimen de odio o terrorista” pues las investigaciones siguen abiertas.

T/TeleSUR