Tensión en Zimbabue por movilización militar en la capital

Hace 1 semana.

Foto referencial

Tanques y militares se desplegaron este miércoles (hora local) en Harare, la capital de Zimbabue, y tomaron el control de la compañía de radio y televisión ZBC, informó la emisora radial Nehanda. Esto sucede luego de que el presidente Robert Mugabe acusara al jefe del Ejército de traición, lo que ha levantado las alertas de un posible golpe de Estado.

Sin embargo, poco después del despliegue del Ejército, lo militares transmitieron un discurso en televisión para negar que haya un golpe de Estado y aseguraron que Mugabe se encuentra a salvo, reseñó AFP.

Los militares revisaron a las personas que entraban y salían del edificio de la compañía de radio y televisión ZBC y golpearon a algunos trabajadores, según la emisora Nehanda.

Según un testigo de AFP, se escucharon abundantes tiros cerca de la residencia privada del presidente Mugabe en Harare.

Además, la prensa local informó que las autoridades de Zimbabue fortalecieron la guardia armada de las principales instalaciones del Gobierno en la capital y los militares establecieron puestos de control en las avenidas más importantes de la capital.

Este lunes 13 de noviembre, el jefe del ejército, Constantino Chiwenga, exigió al presidente Robert Mugabe frenar la depuración que llevó a huir al vicepresidente Emmerson Mnangagwa, potencial sucesor del mandatario y que cuenta con el apoyo de los militares.

Chiwenga amenazó con tomar “medidas correctivas” para parar las expulsiones. En respuesta, Mugabe acusó al jefe del Ejército de traición.

Ante las “incertidumbres políticas”, la embajada de Estados Unidos en Zimbabue recomendó a sus ciudadanos permanecer en sus casas hasta nuevo aviso.

Asimismo, la Oficina de Exterior de Reino Unido dijo estar al tanto de reportes sobre vehículos militares movilizándose en las afueras de Harare y que está monitoreando de cerca la situación.

La agencia Reuters reseñó que sus reporteros en Harare observaron un comportamiento agresivo de los militares, quienes instaban a los carros a continuar moviéndose con la advertencia de “no intentar nada gracioso”.

T/Telesur