¿Sabes qué es el Rollback? Conoce la estrategia del Comando Sur en Venezuela

Hace 2 años.

eeuumuerteDerivado de los conocimientos técnicos que se utilizan en informática, el término Rollback (restablecer un sistema en computación) es utilizado en el área política para definir aquellas estrategias que se emplean para regresar a los pueblos soberanos a modelos de gobierno que se subyuguen a los intereses imperiales, revertir cambios y detener procesos transformadores.

El Rollback está conformado por formas no convencionales de guerra que aplican las grandes potencias como Estados Unidos para desestabilizar países, provocar golpes de Estado y armar escenarios ante la opinión pública internacional que permita invadirlos y aprovechar sus riquezas, según explica el analista político Carlos Lanz en su artículo “Estrategia Rollback y los planes del Comando Sur contra Venezuela”.

Esta estrategia es un recurso muy utilizado por Estados Unidos para aprovecharse de los conflictos sociales y políticos de los pueblos del mundo a través del uso de tácticas que combinan diversas formas de ataque: legales, pacíficas, violentas y armadas, siendo la actividad militar un cierre del plan.

En el caso de Venezuela, la estrategia Rollback no es nueva, desde los comienzos del Gobierno Bolivariano bajo la presidencia del Comandante Hugo Chávez se comenzó a gestar paulatinamente un guión, no convencional, de agresión al proceso revolucionario con ayuda de actores internos que se hace evidente a lo largo de nuestra historia reciente con los constantes ataques psicológicos, económicos, sociales y políticos a la población, que incluso derivaron en un paro petrolero, un Golpe de Estado en el mes de abril del año 2002 y recientemente en el recrudecimiento de los ataques económicos (con complicidad interna) contra los pobladores, entre otros escenarios.

Entre las acciones puestas en marcha contra nuestro país se encuentran: la guerra económica, a través del desabastecimiento, y la especulación; las sanciones internacionales, la baja de los precios del petróleo, el uso de calificadoras de riesgo, las manipulaciones monetarias y financieras, además del uso de operaciones psicológicas para desacreditar e intentar ilegitimar a los Poderes Públicos y otras instituciones del Estado como la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, además de exponenciar cualquier indicio de conflictividad o cuadro de ingobernabilidad, utilizando distorsiones informativas, rumores, tergiversaciones y alarmas infundadas.

Lanz, expone en su artículo un documento que se le atribuye al Comando Sur de los Estados Unidos (United States Southern Command -en inglés) que pone en evidencia una serie de pormenores sobre la ejecución de un plan dirigido en el que destacan aspectos que se han convertido en una batalla diaria para todos los venezolanos como lo son el tema alimentario y los índices de criminalidad.

En uno de sus párrafos el documento reza que “es de particular importancia  la explotación de los temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad, teniendo este último aspecto un carácter grave para el gobierno, ya que la sequía ha generado una amenaza de colapso de los embalses y debemos prepararnos para explotarlo al máximo desde el punto de vista político, reforzando la matriz mediática que ubica la crisis eléctrica como responsabilidad exclusiva de Maduro. Especial interés adquiere en las actuales circunstancias, posesionar la matriz de que Venezuela entra en una etapa de crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos, hay que continuar con el manejo del escenario donde Venezuela está cerca del colapso y de implosionar, demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas”.

El analista político también se refiere a un conjunto de operaciones encubiertas en las principales ciudades del país (en las que nadie asume la responsabilidad) y que forman parte de un plan intervencionista en su fase terminal que coincide con los 6 meses de plazo que dio el presidente de la Asamblea Nacional y dirigente de la derecha venezolana, Henry Ramos Allup, para derrocar al gobierno legítimamente constituido por Nicolás Maduro.

En este panorama, el documento del Comando Sur aconseja “mantener la campaña ofensiva en el terreno propagandístico, fomentando un clima de desconfianza, incitando temores, haciendo ingobernable la situación. Destacar todo lo que tiene que ver con desgobierno: las fallas administrativas, la afectación con los altos índices de criminalidad y la inseguridad personal”.