Prepara una lonchera escolar nutritiva

Hace 2 meses.

Es común observar que los niños en edad preescolar sean enviados a sus escuelas con una lonchera. La distribución de los diferentes rubros alimenticios que debe contener es un tema de suma importancia, a la hora de promocionar hábitos saludables a la generación de relevo del país.

Conscientes de la necesidad de crear una cultura alimentaria, el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación (Minppal), a través de su ente adscrito especializado en materia nutricional el Instituto Nacional de Nutrición (INN), concientiza a toda la población venezolana a mantener una alimentación balanceada para formar adultos sanos en un futuro cercano.

Para ello, orientamos a las madres, padres y representantes, sobre cómo elaborar la lonchera de sus hijos y cómo realizar preparaciones con alimentos 4S: Sanos, Sabrosos, Seguros y Soberanos, para  que el desayuno o la merienda ofrezca alternativas y refuerce los buenos hábitos alimentarios.

Equípalos con el Trompo de los Alimentos

Los nutrientes que necesitan nuestras hijos varía dependiendo de varios factores, como: ritmo de crecimiento individual, grado de maduración de cada organismo, actividad física diaria y capacidad para metabolizar los organismos de acuerdo a su sexo.

Es por esta razón que el INN recomienda una alimentación y nutrición adecuada durante la edad escolar, debido a que permite a la niña y al niño crecer con salud.

Tome como guía el Trompo de los Alimentos al momento de preparar la lonchera escolar, ya que es una alternativa al momento de combinar los alimentos adecuadamente. Si se logra seleccionar eficazmente las franjas correspondientes, su lonchera será balanceada y cubrirá todos los requerimientos nutricionales que necesitan nuestros pequeños.

De esta forma, Jesaida Silvera, nutricionista de la dirección de Educación del INN, indica que “desde el punto de vista nutricional una lonchera debería estar  estructurada con un cereal (tipo avena, maicena, entre otros) con leche; proteínas, como jamón, pollo desmenuzado o atún y se sugiere que se le incluya frutas y/o vegetales, porque la lonchera es el complemento alimentario, que cubre todo el aporte de energía y nutrientes entre comidas”.

El desayuno es el pilar fundamental

Los infantes pueden presentar inestabilidad nutricional si no se les orienta correctamente, pero también son receptivos a cualquier modificación y educación por lo que las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y las meriendas son muy necesarias para ellos.

En este sentido, Silvera detalla que la diferencia se representa a través del porcentaje calórico que se le asigna a cada tiempo de comida, “el desayuno es más completo que la merienda y debe darse apenas despierten, debido a que el cuerpo pasa mucho tiempo en ayuna y sigue funcionando con las reservas corporales de glucosa, lo cual mantiene las funciones vitales de nuestro cuerpo mientras dormimos y permite activar al cerebro cuando despertamos”.

“Si no se repone la carga energética consumida durante el sueño el cerebro funciona de manera lenta, porque no tiene el sustrato que lo hace funcionar y por ende es un niño que se duerme, es aletargado, cansado, entre otros, en cambio un niño que desayuna correctamente es un niño activo y puede estar alerta a aprender todo lo que se le enseña en el colegio”, puntualizó Silvera.

Es importante que las niñas y niños desayunen antes de salir de casa por varias razones, entre ellas “porque los padres pueden controlar la cantidad de alimentos que ingiere, es más sano que comprar comida en la calle y es más económico, pues se trabaja en función del presupuesto familiar”.

El INN te recomienda…

Luis Ángel Leiciaga, cocinero popular del INN, recomienda no saturar a los pequeños con harina de maíz precocida en la planificación del menú de la semana de las meriendas, “se pueden alternar con atoles a base de fororo o avena, con un poco de fruta o puré de tubérculo (yuca, batata, ocumo o cualquiera que esté de temporada). Es muy importante colocarle frutas y/o vegetales verdes dentro del desayuno o meriendas; por ejemplo, si se le da una arepita con queso se le puede colocar espinaca o acelga lo que ayuda a rendir el queso y enriquecer la comida”.

Una alternativa que invita a realizar Leiciaga son las arepas de colores, las cuales se pueden hacer con harina de maíz precocida junto con zanahoria, remolacha o espinacas, lo cual hace que queden anaranjadas, rojas o verdes, respectivamente.

Por su parte, Silvera explicó que “no se deben colocar chucherías, gaseosas y/o jugos pasteurizados en las loncheras, debido a que esos alimentos en su mayoría son muy altos en calorías vacías, que son altos contenidos de azúcar, grasa, colorantes y preservativos, lo que hacen que el niño sea propenso a sufrir problemas dentales, obesidad y enfermedades crónicas a presentarse en el futuro adulto”.

El Gobierno Bolivariano, a través del Minppal y el INN, recomienda preparar loncheras 4S: Sanas, Sabrosas, Seguras y Soberanas, que aporten la energía y nutrientes fundamentales para el organismo de los pequeños y los adolescentes y así no tengan que acudir a las cantinas escolares que, mayormente, expenden alimentos pocos nutritivos y a muy alto costo.

T/INN