Persisten rastros de destrucción terrorista en San Cristóbal

Hace 2 años.

Foto: Referencial.
Foto: Referencial.

Cuando han transcurrido dos años de aquella llamada salida, es necesario recordar estas acciones violentas. El entonces alcalde Daniel Ceballos, quien tiene historial como pirómano universitario, no perdió momento para colocar a San Cristóbal en manos incendiarias, porque fue desde las universidades ULA y Universidad Experimental del Táchira (UNET) donde inició la escalada violenta para continuar en la Universidad Católica. En aquel momento uno de los primeros ataques fueron a la residencia de gobernadores instalación de gobierno donde la primera combatiente Karla de Vielma expresó su angustia ante el ataque terrorista.

Más de un centenar de funcionarios, entre policías y militares y tachirenses, fueron heridos, y el caso de Jhon Castillo Castillo, quien prestaba servicio a la GNB en el destacamento de seguridad urbana, fue asesinado con arma de largo alcance al intentar abrir las barricadas en las cercanías de la UNEFA. Lamentable, esta muerte se sumó a las cientos de víctimas que cayeron en todo el país. Jhon Beltrán, sargento de la FANB, quien trabajó voluntariamente para despejar las barricadas, recibió ráfagas de disparos y describió el ataque con arma de fuego que sufrió en la Avenida España.

En Táchira fue más evidente el intervencionismo norteamericano desde la frontera con Colombia, anteceden continuos encuentros de los dirigentes de la oposición derechista venezolana, en Cúcuta con Álvaro Uribe Vélez, los cuales fueron mediatizados ampliamente. El 22 de abril fue capturado en Residencias Quinimari Tom Michael Leiner , con rifles de miras telescópicas y armamento de guerra, además de uniformes camuflados, refirió entonces el gobernador de Táchira, José Vielma Mora, quien destacó las insignias encontradas.

En menos de 60 días 26 instituciones del estado venezolano fueron atacadas visceralmente en San Cristobal, quemadas, robadas y destruidas fue el caso de la Corporación Tachirense de Turismo, que poseía un diseño que le hizo merecedor de premio nacional de arquitectura y quedó completamente destruida.

Escuche el trabajo especial de Blanca Castejón para RNV:

 

T/ BC