Gozando en resistencia

Por: Carola Chávez

Cuando vi el video de ese actor de novelas, hoy taxista mayamero, con sus ojos llenos de lágrimas forzadas y su determinación de galán dispuesto a casarse con la muchacha de barrio aunque su papá lo desherede; ahí, haciéndose un video selfie libertario pidiéndole al antichavismo que tuviera la coherencia de abstenerse de publicar sus selfies felices en las redes. “Venezolanos, seamos responsables, aguantemos un poquito, por favor, dejemos la mariquera, no caigan en la tentación de los selfies, con la cosa de que todo está bello… porque nada está bello…” – nos decía viendo al país desde un titular de El Nuevo Herald en Miami.

Pensé que era cosa de un loco suelto, un cínico capaz de pedirle a sus “followers” antichavistas que, okey, sigan llenando los restaurantes de Las Mercedes, sigan su rumbas playeras, sigan comprándose ropa linda, o sea, que se “jarten” de Nutella si les da la gana, pero no lo publiquen, coño, porque entonces nadie se va a creer que en Venezuela hay una crisis humanitaria. Pensé que solo un loquito gafo podía hacer semejante llamado. Pensé mal.

Justo cuando el antichavismo, ooootra vez, le puso fecha final al gobierno, justo cuando el aparato mediático mundial intensifica su cuento de que Venezuela es sinónimo de infierno, justo entonces, llega la Semana Santa, con sus vuelos a Miami abarrotados, con las playas ídem, con las colas, sí, para montarse en el ferry… Una semana de selfies felices que no ayudan para nada.

Así, aparece otra “celebridad” de refuerzo pidiendo a los que “no pudieron suspender sus vacaciones” que “eviten herir susceptibilidades” y en lugar de publicar sus fotos felices en Playa El Agua, conviertan su toldo playero en una trinchera y desde ahí, lancen fotos de los 30 locos que dedican su Semana Santa a destrozar cosas en Chacao.

¿Dos locos? No tanto, en seguida el mensaje caló, como calan las cosas en las redes, retuits, likes, compartir, con el cerebro apagado. Así, sus muros de Instagram se convirtieron en mosaicos de parrilladas de mariscos, encapuchados tirando piedras, Mayela en bikini nuevo; la Virgen Dorada de Altamira vertiendo lágrimas en una bandera 7 estrellas; la Gran Sabana en la 4Runner nueva de Pipo; los Núñez en Disney World, con orejitas de Mickey Mouse, pero, eso sí, sosteniendo una bandera al revés.

@tongorocho