Diálogo y Revolución

Por: Eduardo Piñate

Cuando escribo este artículo estamos celebrando 203 años de la batalla de La Victoria, en la que nuestra juventud puso una vez más con gallardía, dignidad, combatividad y grandeza, su sangre al servicio de la causa de la libertad. Por esa gloriosa batalla el general José Félix Ribas recibió del Libertador el título de “Vencedor de los Tiranos” y destacaron junto a él Mariano Montilla y Vicente Campo Elías, enviados en su auxilio por Bolívar. Allí lamentamos la muerte del coronel Rivas Dávila.

Hace tres años, el 12 de febrero de 2014, mientras la juventud Bolivariana se reunía con su entusiasmo en La Victoria, la derecha fascista y terrorista venezolana inició una nueva emboscada contra nuestra Patria en revolución. Ese día comenzó “La Salida”, convocada por Leopoldo López y toda la dirección contrarrevolucionaria que hoy desde la MUD presume de democrática. Ese día cayeron Juan (Juancho) Montoya dirigente revolucionario y un activista de la oposición. 6 meses después, derrotada “La Salida”, el saldo era 43 muertos, 800 heridos y cientos de miles de bolívares en pérdidas materiales. Hay algunos responsables presos, pero estamos seguros que faltan otros y otras que deben pagar esos crímenes.

En los días que corren, uno tiene que recordar que la Revolución Bolivariana, antes liderada por el Comandante Chávez y ahora por el camarada Nicolás Maduro, definió como una finalidad fundamental de la refundación de la República, el mantenimiento de la paz. En defensa de ese principio ha desarrollado en 18 años un amplio e intenso diálogo social y político con todos los sectores de la sociedad, es decir, el diálogo es consustancial a la Revolución y al Chavismo.

Hoy seguimos manteniendo en alto las banderas del diálogo y la paz, pero la derecha fascista y terrorista, instrumentalizada desde los centros de poder imperial, se niega e insiste en la violencia. Perseveramos en el diálogo y estamos alertas, no van a llenar de violencia y sangre a la Patria de Bolívar y Chávez.