Ni golpe ni ruptura del orden constitucional, en Venezuela hay gobernabilidad

Hace 1 año.

Foto: AVN
Foto: AVN

“Aquí no hay ni golpe de Estado, ni autogolpe, ni ruptura del orden constitucional”, aseguró este lunes el abogado constitucionalista, Hermann Escarrá, en respuesta a lo esgrimido por voceros de la derecha nacional a propósito de las sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sometidas a corrección a solicitud del Consejo de Defensa de la Nación.

En una suerte de ejercicio de conceptualización, comentó que cuando se habla de ruptura del orden constitucional se debe recordar lo sucedido en el año 2002 por la vía del Decreto Carmona, cuando se procedió a la derogación de la Constitución de 1999, la disolución del TSJ, la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, el Consejo Nacional Electoral, la Asamblea Nacional, la Contraloría General de la República y la sustitución -de facto- del Presidente de la República.

“En Venezuela hay cinco poderes que están funcionando de una u otra forma, excepto uno que ha decidido mantenerse en contumacia frente a la Constitución y el TSJ; hay gobernabilidad; el Presidente Nicolás Maduro cumple todas sus competencias: las militares, económicas, políticas y de salvaguarda del texto constitucional que es su primera obligación. Tenemos un Poder Electoral, Judicial -debidamente organizado-, un Poder Ciudadano que integra al Contralor General de la República, Defensor del Pueblo y la Fiscal General de la República, de tal manera que el Estado y la gobernabilidad están avanzando.”

Escarrá pidió a los actores políticos tener un especial cuidado en el manejo de términos como ruptura del orden constitucional, recogido en el artículo 19 de la Carta Democrática Interamericana, y cuya vulneración acarrearía la suspensión del país de toda su actividad en el sistema interamericano, previa decisión de las dos terceras partes de los miembros de la OEA en sesión extraordinaria del Consejo Permanente.

“Respetemos los conceptos, la doctrina, el pensamiento y no confundamos al pueblo de Venezuela; ya demasiado tiene con todos los problemas económicos y sociales, que deberíamos en unidad, todos los sectores, no solo el gobierno, trabajar para resolver; entonces a eso le vamos agregar confusiones de todo orden y declaraciones internacionales alocadas como si Venezuela es tierra de nadie.”

 

 

Escuche al abogado Hermann Escarrá

T/RNV WEB/YB