Más de 312 mil muertos tras seis años de guerra en Siria

Hace 1 año.

Infografía. Ciudad CCS
Infografía. Ciudad CCS

Antes del 15 de marzo de 2011 los 21 millones de habitantes de Siria tenían una vida normal. Cada día, hombres y mujeres iban y volvían del trabajo. Muchos eran médicos, abogados, profesores o fontaneros. Los niños iban al colegio y las familias se juntaban por las noches para cenar.

La mayoría vivía en Alepo (la ciudad más grande), en Damasco (capital) o en Homs donde todo empezó. Quizás Palmira era entonces una de las pocas ruinas del país antes de la guerra. Las ciudades estaban llenas de vida y color.

Pero de pronto, todo cambió. Las protestas “prodemocráticas” impulsadas por la Agencia Central de Información (CIA, por sus siglas en inglés) para derrocar al gobierno del presidente Bashar Al-Asad desembocaron en un conflicto que ha dejado al menos 312 mil muertos.

Hoy la realidad de millones de sirios apenas se parece a la de 2011. Sus casas son escombros, muchos de sus seres queridos ya no están y sus rutinas se marcan ahora en campos de refugiados, lejos de todo lo que conocían.

Lo que comenzó siendo una guerra entre el Gobierno y los grupos armados de oposición, apoyados por Estados Unidos y sus aliados, se ha ido complicando con el paso de los años ante la intervención de distintos actores regionales y de las grandes potencias en apoyo de alguna de las partes, y ante la presencia y consolidación en el territorio de grupos terroristas, con Estado Islámico y el antiguo Frente al Nusra (otrora filial de Al Qaeda) a la cabeza.

Niños los más afectados

De acuerdo a un informe dado a conocer ayer por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la guerra dejó en 2016 un impacto sin precedentes en los niños sirios, refiere Prensa Latina.

La agencia precisó que el año pasado al menos 652 menores de edad fueron asesinados en el país levantino, 20% de incremento respecto a 2015. Unos 255 de esos niños perdieron la vida cerca de una escuela.

El informe también refleja una escalada en el reclutamiento de los niños para combatir.

“Más de 850 fueron reclutados para participar en el conflicto, el doble de los forzados a convertirse en soldados durante 2015”, subraya el informe.

Unicef llamó en este contexto a las partes enfrentadas y a los actores internacionales con influencia en ellas a encontrar una solución política y a poner fin a las violaciones contra los niños, que incluyen el asesinato, la mutilación, el reclutamiento y los ataques a escuelas y hospitales.

Asimismo, instó a facilitar su trabajo de asistencia a los menores de edad en Siria, mediante el acceso humanitario y el apoyo financiero a los programas en marcha.

Por el momento, la paz no parece estar próxima. Aunque en las últimas semanas se han venido desarrollando reuniones paralelas entre el Gobierno y los rebeldes en Astaná (Kazajistán) promovidos por Rusia, y en Ginebra, bajo los auspicios de la ONU, a fin de pactar una transición política, por el momento no hay resultados auspiciosos.

Seis indicadores dramáticos

1. Discapacidades. Al menos 30.000 personas sufren heridas relacionadas con el conflicto cada mes. Cerca de 30% dejan discapacidades permanentes.

2. Nacidos en guerra. Unos 2,9 millones de niños sirios menores de 5 años no conocen otra cosa que la guerra. Alrededor de 1,75 millones no van a la escuela y 1,35 millones están en riesgo de dejar de hacerlo.

3. Diáspora masiva. Más de la mitad de la población de Siria (de unos 22 millones) se ha desplazado desde que comenzó el conflicto, algunos en más de una ocasión. Actualmente hay 6,3 millones de desplazados internos, 6.100 cada día.

4. Bajo Asedio. Más de 640.000 personas (340.000 mujeres y niños) que viven en trece zonas asediadas y necesitan asistencia humanitaria.

5. Sin alimentos. Siete millones de sirios (4,3 millones de niños) se encuentran en situación de inseguridad alimentaria. 73.000 menores están gravemente malnutridos según la OMS.

6. Economía destruida. Los seis años de guerra han provocado pérdidas para la economía siria de 254.000 millones de dólares ante la destrucción de infraestructuras productivas, la falta de fuentes de ingreso, la perturbación de los mercados y la depreciación de la moneda.

Ataque gringo deja 19 civiles muertos

El gobierno de Siria denunció ayer la muerte de 19 civiles en zonas de la provincia de Raqqa por bombardeos de la Coalición Internacional que lidera Estados Unidos, según informaciones publicadas ayer en Damasco, destaca PL. Los ataques fueron en la región de Al Kasrat, en el sur de la mencionada provincia, y junto a la orilla del río Eufrates, señalaron los testimonios y datos divulgados en la capital siria. Diversas fuentes, tanto sirias como internacionales, señalan que los ataques de la aviación de esa Coalición han provocado hasta la fecha más de dos mil víctimas entre la población civil, de las cuales EEUU admitió solamente 220. En la actualidad, cerca de mil militares estadounidenses están desplegados en regiones del norte de la provincia siria de Alepo sin la autorización o la coordinación con el gobierno de Bashar al Assad, de acuerdo con denuncias del propio presidente. Mientras el ejército sirio libra violentos choques contra los grupos terroristas del otrora Frente Al-Nusra en la zona de Qaboun, a menos de cinco kilómetros de Damasco, informaron fuentes militares.

 

T/CiudadCCS