Lula Da Silva denuncia acoso judicial en su contra

Hace 1 año.

Foto: (Archivo)
Foto: (Archivo)

El expresidente de Brasil, Luiz Ignacio “Lula” Da Silva rechazó este jueves el asedio judicial y las falsas acusaciones por supuesta corrupción a las que está siendo sometido.

Durante una rueda de prensa transmitida por Telesur, desde la sede del Partido de los Trabajadores (PT) en Sao Paulo, el líder socialista, se refirió a la persecución política que han perpetrado en su contra sectores de la derecha brasilera, e indicó que la denuncia por corrupción presentada este miércoles por el Ministerio Público de Brasil carece de pruebas.

“Tengo mi conciencia tranquila, nadie respeta la ley en este país más que yo (…) Prueben que hice un acto de corrupción e iré a pie a entregarme. Si ellos quieren derrumbarme tendrán que salir a luchar los votos”, afirmó Da Silva al tiempo que exigió que las acusaciones en su contra sean sustentadas con base a pruebas fehacientes y no a creencias o “piotecnias”.

El ex mandatario brasileño indicó que esta denuncia constituye una mentira que se propone acabar con su vida política, luego del golpe de Estado parlamentario consumado contra la presidenta legítima Dilma Roussef.

“Como en un enredo de folletín, crearon un epílogo: eligieron a Michel Temer, destituyeron a Dilma Roussef y después a el diputado Eduardo Cunha; y ahora quieren destruir mi vida política que construí caminando por todo el país. Creo que en este país hay pocas personas con una vida más expuesta que la mía”, afirmó.

Señaló que hay una persecución explícita contra su formación socialista.

“Ven al Partido de los Trabajadores, como una organización que tiene que ser extirpada de la historia política brasileña”, indicó el líder del referido partido, quien recordó con orgullo cuando fundó esta organización en sus tiempos de sindicalista a finales de la década de 1970.

“Nosotros movimos la alfombra que escondía la corrupción en el país” y por eso “El PT es visto como un partido que tiene que ser estirpado de la política brasileña, es así como lo han hecho, así lo hicieron en la década de los años 50 y es así como ellos quieren hacer conmingo y con Dilma (Roussef)”, alertó.

Durante su alocución, Da Silva se refirió a la política de inclusión y defensa de los derechos sociales que promovió durante los 12 que ejerció la presidencia de la nación suramericana.

“Cuando llegué al gobierno dije que la educación debía ser la inversión (…) Durante 12 años se aumentó el salario anualmente”, destacó.

Señaló que el éxito de su mandato no solo condujo a su reelección, sino a la posterior elección y reelección de una mandataria mujer, Dilma Rousseff, a la que los sectores de la derecha decidieron aplicarle un golpe de Estado para impedir el avance de los programas de inclusión social y lucha contra la corrupción.

“Ellos lograron dar un golpe tranquilo y pacífico, no se necesitó sacar a la militares a las calles”, expresó.

No obstante, Da Silva aseguró que a pesar del acoso judicial y político seguirá trabajando por el pueblo de Brasil.

“Estoy seguro de una cosa: nada me hará parar de luchar por mis convicciones. Yo pienso que este país puede cambiarse. Los brasileños quieren un gobierno de verdad, que resuelva los problemas del país, (…) Se de dónde vengo, se para dónde voy. Yo sé quien me ayudó a llegar a dónde llegué, se quién quiere sacarme y también se quién quiere que yo regrese “, enfatizó.

Las acusaciones de la Fiscalía se presentaron días después de que Michel Temer se juramentara como presidente interino de Brasil, tras el golpe de Estado parlamentario perpetrado contra Roussef.

T/AVN