Fiscal Luisa Ortega Díaz se puso al servicio de los más ruines intereses de la antipatria

Hace 6 meses.

“Al no cumplir con la Constitución, al no cumplir con la ley, al no cumplir con sus deberes y competencias, Luisa Ortega Díaz, de derecho, dejó de ser la Fiscal General de la República porque se constituyó en una vocera política al servicio de los más ruines, oscuros, deleznables y aborrecibles intereses de la antipatria.”

La afirmación fue hecha por el diputado del Bloque Parlamentario de la Patria, Pedro Carreño, quien, citando el artículo 16, numeral 1, de la Ley Orgánica del Ministerio Público, en el que se establece que la Fiscal General debe velar por el efectivo cumplimiento de la Constitución de la República, aseguró que la funcionaria no está cumpliendo con sus atribuciones.

Ortega Díaz, continuó señalando, ha incurrido en cuatro causales graves en el ejercicio de su función como fiscal, previstas en el artículo 23 de la citada norma, al atentar, en primer lugar, contra la ética pública y la moral administrativa; actuar con grave ignorancia de la Constitución de la República, la ley y el derecho; amenazar y menoscabar los principios fundamentales establecidos en la Carta Magna; y realizar activismo político partidista.

“Al tenor de lo que dice la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela no está cumpliendo con sus competencias, deberes y atribuciones”, reiteró el parlamentario, quien señaló a la funcionaria de no cumplir con los cinco principios rectores del Ministerio Público: legalidad, objetividad, transparencia, probidad y responsabilidad .

Carreño acusó a la Fiscal de ser uno de los cuatro actores que han abonado el terreno para el exterminio por la vía de la violencia, junto a gobiernos con intereses políticos, económicos y energéticos en Venezuela, los grandes medios de comunicación globalizados y la iglesia católica.

“El Ministerio Público que lleva toda la acción penal y debe garantizar la transparencia en los procesos judiciales y acusar, no lo hace porque forma parte de todo esto, conformando un coctel muy peligroso”.

 

 

Escuche al diputado Pedro Carreño

T/RNV WEB/YB