La Guaira logra cuarto triunfo en fila al vencer a Caribes

Hace 4 semanas.

La balanza de rendimiento no favorecía a los Tiburones de La Guaira en los seis primeros encuentros de la temporada. Por mucho, las derrotas pesaban más que las victorias. Pero ya los resultados están nivelados. Con una racha de cuatro victorias, los salados poseen cinco laureles por la misma cantidad de reveses. En el universal lenguaje de los promedios, el equipo juega para .500.

El último triunfo salado ocurrió en la jornada sabatina, en el Estadio Universitario y contra los Caribes de Anzoátegui. Con un bateo suficiente y la ya reconocida efectividad de los relevistas, el cardumen se impuso 6 a 3.

A la vez que el abridor Jonathan Albaladejo daba tres buenos innings, los bates litoralenses planearon el primer asalto a la tribu. El primero en pisar el plato fue el infielder Rony Cabrera, en el tercer tramo, tras un wild pitch del lanzador Kelvin De La Cruz. Tres bateadores después, el experimentado José Castillo conectó un sencillo para remolcar al jardinero Teodoro Martínez.

Con la fletada, el guariqueño tomó en solitario el tercer puesto histórico de empujadas de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, pues dejó atrás las 503 de Eliézer Alfonzo.

El primer pestañeo del boricua Albaladejo ocurrió en el cuarto pasaje. El patrullero dominicano Denis Phipps pegó un elevado de sacrificio a la pradera central para engomar al antesalista Niuman Romero y darle la primera rayita a los indígenas. Pero los esfuerzos visitantes quedaron en nada, luego de que los Tiburones anotaran tres veces en el quinto episodio, cortesía de un doble de Isaías Tejeda y un imparable de Nate Orf.

La última exhalación de los aborígenes ocurrió en el sexto capítulo, con dos carreras producidas por un doble de Edwin García. En el mismo acto, Danry Vásquez le dio cifras finales al juego con elevado de sacrificio.

Como se ha vuelto una costumbre en las primeras dos semanas de campeonato, los bates no pudieron descifrar al relevo de La Guaira, que solo ha aceptado ocho carreras limpias en 43.1 innings, para una efectividad colectiva de 1.66, la mejor de la liga.

El triunfo fue para Albaladejo (1-2), la derrota para De La Cruz (0-1) y el salvado para Seth Rosin (S, 2).

T/LVBP/RNV/JEC