‘Irma’ se degrada a tormenta tropical; saqueos en Florida

Hace 2 meses.

El huracán Irma, degradado a tormenta tropical, dejó a más de 5.7 millones de viviendas sin electridad en Florida, el 58 por ciento de todos los hogares del estado, informó hoy el Centro de Catástrofes en Tallahassee.

La cifra incluye a los afectados de las distintas compañías eléctricas que operan en la zona.

Los ladrones están aprovechando el caos desatado por el paso del huracán Irma en el estado de Florida, en el sureste de Estados Unidos, para saquear negocios y asaltar viviendas, informaron medios estadounidenses.

En varias ciudades de la costa este del estado se registraron asaltos, muchos de ellos armados. En Weston, al noroeste de Miami, un ladrón fue herido por un guardia de seguridad mientras su cómplice fue directamente detenido. Muchos saqueos son organizados en grupo o perpetrados por jóvenes, según los expertos.

La televisión NBC informó de varios sospechosos de saqueos detenidos el domingo y mostró el video de un robo del que fue testigo el propio reportero.

Los asaltos se ven facilitados por los desalojos de viviendas a petición de las autoridades, en el marco de una de las mayores operaciones de evacuación de la historia del país, en la que 6.3 millones de personas fueron llamados a abandonar sus hogares, el 30 por ciento de los habitantes de Florida.

También en las islas del Caribe azotadas por el huracán se reportaron saqueos hace unos días, facilitados por el caos, lo que obligó a aumentar la seguridad.

El Gobernador de Florida, Rick Scott, recomendó a los ciudadanos que utilizan generadores privados que mantengan en un lugar seguro sus provisiones de combustible. Los generadores deben estar al menos a cinco metros de distancia de las viviendas y hay que mantener la gasolina alejada de cualquier fuente de calor o fuego, advirtió a través de Twitter en inglés y en español. El huracán Irma perdió hoy intensidad a su paso por Florida, en el sureste de Estados Unidos, aunque la situación sigue siendo tensa.

Partes de Miami están bajo el agua y la dimensión de la destrucción sigue siendo una incógnita.

Tal y como fue pronosticado, Irma había impactado el domingo por la mañana en los Cayos (sur) como huracán de categoría 4 –en una escala de 5–. Por la tarde había vuelto a tocar tierra en Marco Island (oeste) como categoría 2.

Unos 6.3 millones de personas recibieron la orden de evacuar sus viviendas en todo el estado y tres millones de abonados estaban sin electricidad, según la compañía Florida Power and Light.

“Los barcos están literalmente rotos, las palmeras en el suelo, las líneas eléctricas están cayendo”, contó por teléfono a la CNN la socorrista Maggie Howes. “Es absolutamente imposible estar afuera en este momento. Nadie puede soportar los vientos que veo por la ventana”.

Una policía y un oficial penitenciario murieron cuando su vehículo chocó el domingo en las inmediaciones de Sarasota (oeste). Otro hombre se empotró el sábado contra un árbol en Key West, en los Cayos.

Al menos 30 personas fallecieron ya como consecuencia del paso de Irma por el Caribe y Florida.

 

 

T/La Jornada