Hace 30 años Carlos Lavado duplicaba su leyenda

Hace 1 año.

HACE 30 AÑOS CARLOS LAVADO SE CONSAGRÓ POR SEGUNDA OCASIÓN EN 250ccLa jornada del sábado 9 de agosto de 1986 se disputaba en el trazado de Anderstorp el Gran Premio de Suecia, la décima válida del Campeonato Mundial de 250cc, carrera que registró el sexto triunfo de la temporada para el venezolano Carlos Alberto Lavado Jones, quien al manillar de una Yamaha oficial atendida por el equipo Venemotos aseguraba su segunda corona en la división del cuarto de litro.

Carlos Lavado llegaba a tierras escandinavas como líder de la clasificación con 15 puntos de ventaja frente al español Alfonso “Sito” Pons. Entonces, esa diferencia equivalía a una victoria, por lo que el bigotudo centauro de Caracas quería cerrar cuanto antes la pugna por el cetro cuando todavía restaban las carreras en Suecia y San Marino.

Seis días antes, Lavado había conquistado el segundo lugar en Silverstone, Inglaterra, prueba realizada en condiciones extremas debido al aguacero que se abatió sobre el antiguo aeródromo británico.  En Suecia, el venezolano necesitaba finalizar delante de su enconado rival español y, como una semana atrás, nuevamente la lluvia fue protagonista de la competencia. En Anderstorp todo jugaría a favor del venezolano, porque a pesar de algunos sustos, logró capitalizar las inciertas condiciones meteorológicas para así llevarse la victoria que le garantizó el título mundial.

Para Lavado, de 30 años de edad, se trataba de su segundo título mundial en la clase 250cc tras el alcanzado tres campañas atrás, siempre junto a la formación venezolana Venemotos-Yamaha, pero a diferencia del obtenido en 1983, en 1986 contaban con el respaldo directo de la casa japonesa que les suministró las YZR oficiales, además de recibir por primera vez el apoyo económico de una empresa europea, la tabacalera germana HB.

Con los 15 tantos sumados en Suecia, Carlos Lavado llegaba a 114 unidades, inalcanzable para su más cercano perseguidor, Sito Pons, que contabilizaba 96. En la máquina amarilla, blanca y roja identificada con el número 3 – por haber culminado en esa posición el año anterior -, Lavado completaba una temporada que rozó la perfección, al conquistar hasta media docena de triunfos (España, Alemania, Austria, Holanda, Francia y Suecia), asegurándole el cuarto título mundial a los centauros venezolanos, etapa de gloria que inició Johnny Cecotto en 1975 y que concluyó precisamente con la segunda consagración de Carlos Lavado en 1986.

RNVDeportes/NP/CC