Golpe en Brasil evidencia agenda injerencista de EEUU contra gobiernos progresistas

Hace 2 años.

Foto: Referencial/ AVN.
Foto: Referencial/ AVN.

El golpe de Estado contra la presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, pone una vez más al descubierto la agenda injerencista que viene impulsando los Estados Unidos contra los gobiernos progresistas de América Latina y el mundo, indicó la dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) Blanca Eekhout.

Durante su intervención en la Cátedra Guaicaipuro ¿Cómo sobrevivimos a la Guerra no convencional?, espacio de reflexión que promueve semanalmente la alcaldía del municipio capital de Miranda, Eekhout enfatizó que el imperio norteamericano maneja una agenda injerencista sobre los gobiernos progresistas, cuyo componente fundamental es el vínculo con las oligarquías territoriales y apátridas de cada país, como se evidencia con los grupos golpistas en Brasil, que amparan sus acciones inconstitucionales bajo un supuesto juicio político a Rousseff.

En ese sentido, destacó que este golpe de Estado no es sólo contra Rousseff sino contra la unidad latinoamericana, el pueblo brasileño, la democracia y soberanía del ese país. Por ello alertó a todo el pueblo de América a mantenerse alerta, organizados y movilizados en unidad para hacer frente al asedio del fascismo.

“Hoy le están dando un golpe a la unidad latinoamericana, parte de la estrategia es quebrantar los instrumentos construidos como la Unasur, Celac, Alba, que son la retoma del proyecto bolivariano que impulsó nuestro Libertador (Simón Bolívar). Hoy más que nunca tenemos que estar activados en nuestra América ante el asedio del imperialismo para quebrantar el rumbo de democracia participativa, protagónica y de socialismo del siglo XXI. Este conjunto de mecanismos perversos también lo aplicaron como golpe a Manuel Zelaya en Hondura y a Fernando Lugo en Paraguay ”, explicó en la actividad, efectuada en la plaza Danilo Anderson en la ciudad de Los Teques.

Apuntó que Brasil representa una de las económicas más importantes del planeta, que había logrado en los últimos años grandes avances para consolidar una democracia más participativa y protagónica del pueblo brasileño.

“Hoy estamos impulsando este espacio de reflexión y debate en medio del golpe de Estado que se le da a Dilma. Estamos hablando de la octava economía del planeta y hoy está sometida bajo la estrategia de guerras de cuarta generación a los gobiernos progresistas (…) Brasil comenzaba un proceso de soberanía e independencia que le había permitido romper con las ataduras impuestas por el modelo imperial norteamericano sobre nuestro continente”, indicó.

T/ AVN