¡Gallardía y lealtad! Chávez victorioso en todas las batallas por la Patria

Hace 1 año.

uold30chav630
Foto: Archivo

El Comandante Supremo y líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, siempre mantuvo la moral en alto y su lealtad al pueblo con firmeza e ímpetu de lucha. Esta actitud le permitió, durante su vida política, vencer todas las adversidades y arremetidas de la derecha nacional e internacional, que hoy se mantiene vigente y gira su vista al presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

En medio de las diversas dificultades, Chávez siempre salió victorioso, gracias al respaldo contundente del pueblo y los militares patriotas que en unión cívico-militar, decidieron no permitir más nunca que fuese profanado el suelo de Venezuela, manteniendo su soberanía e independencia, que hoy en día, es el legado más hermoso de nuestros próceres que rescató este líder.

Conozca a continuación, las más significativas batallas asumidas por el Comandante Hugo Chávez, en las que logró vencer y lo convirtieron en ejemplo de gallardía y dignidad en el mundo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

4 de febrero de 1992

El 4 de febrero de 1992, se dió en nuestro país una rebelión cívico-militar, encabezada por uno de los militares más significativos de la historia venezolana, Hugo Chávez. Esta acción marcó el inicio de una gesta revolucionaria contra el sistema neoliberal y el orden mundial establecido.

El país había vivido poco antes el Caracazo. El descontento del pueblo, la crisis política, económica y moral, se hacía cada vez más fuerte; el manejo de los procesos políticos del país por parte de los partidos AD y COPEI, se esfumaba, estaba agotado por la corrupción y la aplicación de medidas antipopulares.

La situación de Venezuela era miserable. La salud, economía, educación, alimentación y cualquier otro tema que se analizara, mostraba la implementación de medidas neoliberales.

De esta manera, comenzaba entonces, la madrugada del día 4 de febrero, el rescate de la dignidad del país con un gran despliegue llamado Operación Ezequiel Zamora, dirigido por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, que se desarrolló simultáneamente en las principales ciudades del centro-occidente del país.

La misma estuvo apoyada por un grupo de oficiales de la promoción Simón Bolívar (1975), ante la ya evidente descomposición del sistema político. Estos héroes fundaron el 24 de julio de 1983 el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El MBR-200, conformado por la juventud militar, oficiales superiores y subalternos, conocidos luego como los “comacates” (comandantes, mayores, capitanes y tenientes), estudiaron la tríada de Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora, de cuyos pensamientos retomaron el concepto de soberanía, pedagogía liberadora y defensa del pueblo.

El 4 de febrero cambió el rumbo de Venezuela y también de América Latina. Lo que entonces fue un por ahora se convirtió posteriormente en un para siempre, pues el pueblo, identificado con Chávez, vio en ese líder la esperanza de salir adelante al fin.

Campañas Admirables

Pasada la etapa de la rebelión cívico-militar y contando con un respaldo contundente y una popularidad marcada en el pueblo venezolano, el 8 de agosto de 1998, el Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías, emprendió oficialmente su primera campaña para las elecciones presidenciales. Inició sus actividades con una marcha que partió desde Catia y finalizó en Petare.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Su camino hacia la victoria inició con gran euforia, su candidatura fue lanzada con el partido Movimiento V República (MVR), con el cual quedó invicto y puso fin a la hegemonía adeco-copeyana.

La campaña arrancó con una propuesta programática que iba más allá de la victoria electoral, sus ideales fueron siempre emprender un debate de ideas junto a una Fuerza Social Constituyente. Sus actividades en esta etapa fueron estratégicas y junto al Gran Polo Patriótico, gana una de las más importantes batallas políticas de Venezuela.

Para el pueblo venezolano, el presidente Chávez fue elogiado como el candidato supremo, derrotó a Acción Democrática y Copei con un triunfo de 56,20% de los votos, a pesar del viciado sistema electoral existente, poniendo fin a la hegemonía bipartidista y al Pacto de Puntofijo. Esta victoria fue el inicio de la construcción de una Venezuela socialista y soberana.

Desde 1998 hasta el 2012, este líder, participó en cinco elecciones presidenciales, considerando que en el referéndum del año 2004, el pueblo fue consultado sobre su renuncia o su permanencia a la cabeza del gobierno.

Con el llamado a la Constituyente para sentar las bases de los cambios profundos que necesitaba la Patria, hasta la construcción del socialismo, el candidato de los más humildes, de los trabajadores, de los pobres del campo y de la ciudad, no descansó en su lucha contra el sistema capitalista y sus secuelas de pobreza, exclusión, explotación y opresión.

Es por ello que encabezó cinco arduas campañas contra la mentira y el engaño, contra la manipulación de la información por parte de los medios de comunicación al servicio de la burguesía; cinco ofensivas democráticas contra el imperio y sus lacayos nacionales, que en repetidas ocasiones demostraron su irrespeto a la democracia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En todas ellas, el candidato de la Patria ganó, y en todas ellas la derecha acusó al Consejo Nacional Electoral (CNE), de ser cómplice de un fraude, aun cuando los organismos internacionales avalaron los resultados oficiales.

 

 

Golpe de Estado en Abril  del 2002

El 11 de Abril del año 2002, la derecha venezolana perpetró uno de los ataques más brutales contra el estado de Derecho. Siguiendo un libreto escrito por los estrategas de Washington, los grupos más reaccionarios de la burguesía criolla unieron fuerzas para derrocar al gobierno del presidente Hugo Chávez.

El empresariado parasitario, politiqueros disfrazados de sindicalistas, la cúpula de la iglesia católica, los meritócratas de la vieja PDVSA  y los medios de comunicación convertidos en laboratorios de guerra psicológica y propaganda sucia, se aliaron con el objetivo de aniquilar las instituciones del Estado, retomando a la fuerza el poder que habían perdido por la vía electoral.

Apoyados por mercenarios y una parte de la cúpula militar, el presidente Hugo Chávez fue secuestrado en medio de una ola violencia que se desató en el centro de Caracas, signada por informaciones poco claras con las que se intentó hacerle creer a la población que el Ejecutivo había ordenado reprimir al pueblo y se incitaba a usurpar ilegalmente el poder.

Los medios privados de Venezuela fueron los protagonistas principales del 11 de abril. Fueron el eje articulador que permitió dar un golpe de Estado y venderle a la población venezolana y al mundo que ese día se violaron los derechos humanos, lo que justificaba un alzamiento militar contra el presidente Chávez.

El fascismo mostró sus colmillos. La Casa Blanca colocó en el poder a Pedro Carmona Estanga, presidente de la principal organización empresarial, Fedecamaras. Una dictadura de extrema derecha tomó por asalto al país y eliminó, en horas, las instituciones del Estado.

Balas asesinas acabaron con la vida de revolucionarios y opositores. La masacre sirvió para justificar el derrocamiento del lider del Ejecutivo. Lo que siguió a la caída del gobierno fue una atroz persecución y un silencio mediático que intentó callar las voces de un pueblo enardecido por semejante injusticia.

Afortunadamente, el pueblo rebelde y militares apegados al hilo constitucional, acabaron con aquella tiranía, antes que se consolidara, devolviendo al comandante Chávez a la presidencia y junto al pueblo, se retomó los hilos constitucionales del país.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paro petrolero

Luego del golpe frustrado por la unión cívico-militar, inició un proceso de diálogo impulsado por el presidente Hugo Chávez. Este ejercicio contó con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero no tuvo éxito porque la oposición decidió dar una patada a la mesa y volver a las acciones desestabilizadoras.

Inició entonces el período conocido como Paro Sabotaje Petrolero, encabezado por la alta gerencia de la estatal Petroleos de Venezuela, que decidió parar las operaciones de la principal industria del país. Esta acción fue acompañada por las asociaciones de industriales y comerciantes del país, que detuvieron sus actividades. también contó con la participación protagónica de los medios de comunicación privados, que de manera simultanea y coordinada, transmitían una programación dedicada a la propaganda antigubernamental.

En este escenario, el Comandante Chávez también logró vencer el paro petrolero de diciembre de 2002 – marzo 2003, el cual  fue un crimen de lesa humanidad en donde el Estado venezolano perdió miles de millones de dólares.

Guarimbas del 2004

No conforme con el golpe de Estado y desesperados por hacerse del poder político y acabar con la integración de los pueblos libres que tanto dolor de cabeza le ha dado a la oligarquía y al imperio, la derecha dio pie a una serie de hechos violentos en el país con unas guarimbas, pues pensaron que generando disturbios y sublevando a algunos sectores sociales, lograrían derrocar el Gobierno Legítimo de Venezuela.

Durante la transmisión del programa Aló Presidente número 185, realizado el 21 de marzo de 2004 desde el Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores, el Comandante Supremo, Hugo Chávez, reflexionó acerca de los daños que causaron las guarimbas y como el Estado venezolano actuó para desarticular esas acciones violentas.

Explicó el Comandante que la aplicación de un plan defensivo, fue lo que impidió que ocurriesen hechos lamentables, pues los organismos de seguridad actuaron con prudencia, identificando los puntos principales desde donde se direccionaban las guarimbas. “Adoptamos una posición defensiva, trincheras, detrás del carro, detrás de la esquina”, explicó.

Detalló que desde los edificios aledaños a Plaza Altamira le “entraron a plomo” a los efectivos de seguridad. “Nos entraron a plomo trancao pues. Hay más de una grabación. Desde los edificios, de allá de la plaza Altamira, allí echaron plomo parejo. Empezamos a neutralizarlos, a detenerlos”.

Señaló Chávez que la estrategia eficiente para la desarticulación de las guarimbas, consistió en combatirlas desde la retaguardia; es decir, identificar desde dónde recibían la logística para el sostenimiento de violencia, desde dónde eran alentados y cuáles eran las redes de suministro con las que contaban.

En ese momento, Chávez demostró una vez más que con la verdad y la justicia nadie puede.

“Están equivocados, aquí no va a haber ni lo que pasó en Chile, ni lo que pasó en Haití, lamentando tanto lo que ha pasado a estos pueblos hermanos, pero Venezuela es otra cosa. Aquí hay una fuerza propia, esto no es nada artificial. Este proceso democrático está sustentado en la fuerza moral, la fuerza política, la fuerza social, la Fuerza Armada y la Constitución. Esto es un régimen absolutamente democrático, legítimo y tiene una Fuerza Armada para defenderse, para defender al Gobierno”.

T/WEB RNV/CO/TeleSur/MINCI