En Venezuela no hay represión, se contiene el terrorismo

Hace 6 meses.

El historiador y periodista gallego Lois López Leira es un reconocido activista por los derechos humanos en España y en Argentina. Formó parte de la campaña de solidaridad con el expreso político vasco Arnaldo Otegui, junto al premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. También ha acompañado las luchas del pueblo argentino por la verdad al promover los procesos judiciales que se abrieron con la intervención del juez Baltasar Garzón en las causa por terrorismo de Estado.

Fue él quien siguió la pista de Rodolfo Almirón, quien fuera jefe de operaciones de la organización paramilitar Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), responsable de asesinar y perseguir a más de mil políticos, sindicalistas, periodistas, sacerdotes, intelectuales, artistas, diplomáticos y estudiantes de izquierda en los gobiernos de Juan Domingo Perón (1973-1974) y de su viuda, Isabel Perón.

Con su amplia experiencia en el tema, Pérez Leira asegura que tiene varias semanas en Caracas cumpliendo actividades académicas, y lo que ha visto lo ha dejado muy impresionado.

“Venezuela es uno de los países más democráticos que conozco y no solo por la cantidad de elecciones que se han dado en estos últimos 18 años, sino por el comportamiento de sus instituciones. Estos últimos hechos de violencia que se han presentado no se trata de manifestaciones opositoras. El Gobierno Bolivariano se está defendiendo de la actuación de grupos terroristas”, recalcó.

“Aún me cuesta entender un poco por qué no están presos todos. Y es porque no existe un Estado represivo. Aquí se están defendiendo y defendiendo al pueblo de los ataques”, prosiguió.

Para dar una idea de lo que realmente significa la existencia de un Estado represivo, López Leira se refiere a su experiencia en España. “Allí simplemente te detienen y te condenan por formar parte de un piquete. Y si un policía te acusa de un supuesto, es decir, que tuvieses la intención de atacarlo o agredirlo, te quitan el DNI (el documento de identificación), te imponen una fuerte cantidad de dinero en multas y puedes afrontar una pena de hasta siete años de cárcel”, explicó.

López Leira relató la propia experiencia de él y de sus familiares cercanos que han sido multados por solo estar presentes en el lugar de una protesta, no en una acción vandálica.

DOBLE MORAL

Pérez Leira resalta que en Venezuela hay una oposición con una clara intención de derrocar al Gobierno Bolivariano por la vía de una insurrección armada y apoyada desde Washington. El objetivo es el que ya conocemos: acelerar la restauración neoliberal en América Latina y apropiarse del petróleo venezolano como en el pasado.

Por ejemplo, indica el historiador, ¿qué moral tienen los gobiernos de Mariano Rajoy (España ) y Mauricio Macri (Argentina) para cuestionar a Venezuela?

En el primer caso, destaca López Leira, el Partido Popular (PP), al que pertenece el presidente Rajoy, está acusado y con pruebas de corrupción y de financiar con dinero ilícito sus campañas electorales. Sin embargo dicen preocuparse por la situación en Venezuela ante un Ejecutivo corrupto, supuestamente con presos políticos y violador de los derechos humanos.

“Yo fui parte de la campaña por la libertad de Otegui, que fue encarcelado solo por pretender reconstruir una organización ilegalizada, Batasuna. Jamás durante los siete años que duró su condena, que sí era la de un preso político, nos permitieron verlo ni hablar con él”, rememoró.

Esto contrasta con la situación de Leopoldo López, el dirigente de Voluntad Popular (VP) encarcelado por incitar al odio en episodios de violencia que dejaron más de 43 muertos en todo el país, y quien no solo recibe periódicamente visitas, sino que concede entrevistas, prepara videos, escribe mensajes y cartas a sus seguidores y los difunde por las redes sociales.

“En España hasta por cantar en la calle detienen a los jóvenes”, destacó. En Argentina, hay una fuerte represión de las constantes manifestaciones en contra de las medidas de ajuste neoliberales que empobrecen a lo sectores más vulnerables y llevan a los argentinos a retroceder hacia la extrema pobreza.

“Lo que he visto aquí en Caracas es que el Estado busca contener a los terroristas para que no hagan más daño del que ya hacen”, indica, al tiempo que recuerda que esta escalada de violencia desestabilizadora ha cobrado ya numerosas vidas en el país suramericano.

Pero no solo en eso se refleja el doble rasero de la derecha internacional. “Hace días se le concedió a Miguel Henrique Otero, director del diario El Nacional, la nacionalidad española. Sabemos la clara posición opositora de ese periódico. Yo me pregunto, ¿es que aquí no saben que cada día son devueltos cientos de venezolanos que intentan ingresar a España huyendo supuestamente del “comunismo”, pero al no tener dinero ni ofertas de trabajo, son deportados de inmediato? A miles de venezolanos que quizás han vendido todo para obtener un pasaje y llegar a ese país tan ‘libre y democrático como es España’, los devuelven”, indicó.

Por ello no es casual que la mediática de las transnacionales de la información, parcializadas con los grupos económicos que apoyan la restauración neoliberal, cuando hay reyertas en Madrid las llaman altercados o disturbios, pero si son en Caracas, las llaman protestas; igualmente, en Madrid la policía sofoca o reduce a los participantes, pero en Caracas reprime a los manifestantes pacíficos.

“Cito a España y Argentina porque conozco cómo es el tema represivo allí. Pero si nombramos a Brasil, que tiene un mandatario de facto, o los mismos Estados Unidos, donde para ser presidente hay que ser millonario. Una sociedad donde no hay representación de las mayorías no puede ser democrática”, enfatizó.

Finalmente, López Leira reiteró que desde Estados Unidos se trata de imponer la Carta Democrática para intervenir a Venezuela y condenó la campaña de falsi media que señala que Maduro dio un autogolpe y la Constituyente es antidemocrática. “Esas son matrices que buscan crear las condiciones para una agresión militar extranjera”, resaltó.

Por ello, según su criterio, es muy importante que Venezuela se haya desvinculado de la Organización de Estados Americanos (OEA). “La OEA nunca ha representado los intereses de América Latina, creo que en su momento otros países como Bolivia, Ecuador, Nicaragua, deben hacer lo mismo. Porque hoy es Venezuela, mañana serán ellos; todos los que no se plieguen a los mandatos de la Casa Blanca”, expresó.

Por último, ratificó que el diálogo es la herramienta más importante para restablecer la convivencia pacífica y respaldó el papel de los tres exmandatarios Leonel Fernández (República Dominicana), Martín Torrijos (Panamá) y del exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, así como la intermediación del papa Francisco, en el proceso iniciado por el Gobierno y la oposición venezolana.

Sobre la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente dijo que la misma debía contribuir a mantener los espacios de protagonismo y las reivindicaciones sociales ya conquistadas por los sectores populares.

T/Correo del Orinoco/Moraida Rubio