Documental “Kueka, cuando las piedras hablan” se estrena este sábado en Bolívar

Hace 2 semanas.

 

En el año 1998, la comunidad de Santa Cruz de Mapaurí en el estado Bolívar, fue víctima de un artista plástico alemán, quien hurtó una piedra de jaspe de 30 toneladas para ser exhibida sin permiso del pueblo Pemón en un parque de Berlín, Alemania.

Conmovido por este acontecimiento, el cineasta Francisco Denis retrata en su documental “Kueka, cuando las piedras hablan”,  la lucha de los indios pemones por recuperar uno de los símbolos más importantes de su cultura ancestral.

Con música del compositor Andrés Levell -quien se inspiró en los sonidos naturales y originales de La Gran Sabana- la cinta muestra en 105 minutos el calvario del pueblo originario por recuperar lo que les pertenece y las respuestas evasivas por parte de embajadores y funcionarios internacionales, entre otros detalles clave en la investigación desarrollada por Denis durante 10 años.

Este documental evidencia las distintas caras de los procesos burocráticos, de los distintos personajes que luchan, se encuentran, reúnen y hasta se burlan de los sentimientos de pertenencia de todo un pueblo. Es una propuesta cinematográfica de los ciclos reiterativos de los polos de la política.

A través de un boletín de prensa, la distribuidora nacional Amazonia Films informó que la proyección de este filme se inscribe en el programa “Aquí lo rodamos, aquí mismo lo estrenamos”, el cual tiene como propósito no solo lograr que los nuevos realizadores den vida a sus propuestas en escenarios nacionales, sino también incorporar a los habitantes de estos espacios en actividades cinematográficas y hacer que ellos sean los primeros en disfrutar del producto logrado.

Se prevé que el estreno del documental en las principales salas comerciales del país sea el próximo 27 de octubre.

Historia de la piedra Kueka

En el año de 1998, en medio de toda una lucha en contra de la instalación de un tendido eléctrico que va desde las centrales hidroeléctricas del estado Bolívar hasta la frontera con Brasil, el artista plástico alemán Wolfang von Schwarzenfeld, en las cercanías de la comunidad de Santa Cruz de Mapaurí (estado Bolívar), extrajo una piedra de 30 toneladas de jaspe para ser expuesta en Berlín en el proyecto Global Stone en el parque Tiergarten, sin consentimiento del pueblo Pemón.

Este objeto significa para la comunidad aborigen sus inicios y es la representación de una joven macuchi que tras unirse sentimentalmente a un hombre de otra cultura fue castigada por el Dios Macunaima a vivir hasta la eternidad en forma de roca, al lado de su amado.

Ambas piedras son para los indígenas el abuelo y la abuela Kueka y, desde que la figura femenina fuera sustraída de su entorno, el pueblo Pemón ha elevado su voz ante organizaciones nacionales e internacionales para que esta sea devuelta.

En la actualidad, la piedra semipreciosa está en Alemania. Fue intervenida por el artista von Schwarzenfel, quien a través de una técnica muy similar al tallado logró descubrir su interior de color rojo, propio del jaspe, y la incluyó en una exposición permanente en el parque metropolitano Tiergarten, en Berlín, que reúne otras rocas similares de otros países.

Para los pemones, el tratamiento que se le hizo a la piedra Kueka es como vivir en luto, es un sentimiento similar a ver a un familiar ser secuestrado, despellejado y luego exhibido en ese estado ante el mundo.

 

F/VTV