Docentes argentinos convocan paro de 48 horas para exigir mejores condiciones salariales

Hace 11 meses.

Foto: (Archivo)
Foto: (Archivo)

Tras desacuerdos constantes con el Gobierno, los docentes argentinos encabezarán el 6 de marzo un paro de 48 horas en su lucha por mejores condiciones salariales.

La noticia se veía venir y ya lo habían advertido desde hace semanas. Esta decisión retrasa el inicio de curso escolar, previsto para esa misma fecha.

Después de una larga reunión, la víspera, los cinco gremios que agrupa la Confederación de Trabajadores de la Educación de Argentina (Ctera) decidieron por unanimidad parar sus labores tras desacuerdos con la propuesta del Gobierno.

El Ejecutivo de Mauricio Macri dejó en manos de las provincias la definición del incremento salarial de los maestros y anunció que solo garantizaría con su asistencia el actual sueldo mínimo de nueve mil 672 pesos (unos 600 dólares).

En el caso de la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, la oferta del Gobierno local fue el aumento del 18 por ciento a pagar en cuatro cuotas del 4,5 por ciento, atadas al índice de inflación, lo que se reduce más o menos a 250 pesos (16 dólares) por mes en cada trimestre, dependiendo de la carrera docente.

En tanto en la capital, el ministerio de la Ciudad a cargo de Soledad Acuña ofreció apenas un 16 por ciento de incremento salarial en dos cuotas, la segunda a pagar en octubre.

El punto de la discordia es, sobre todo, porque varias provincias reclaman que se vuelva a aplicar el formato de negociación federal para definir el mínimo salarial de los educadores a nivel país y no como se pretende, que cada gobierno local lo resuelva según sus posibilidades.

De acuerdo con un comunicado emitido por la Ctera, ante la falta de convocatoria a la paritaria nacional del sector, como se le conoce aquí a los convenios salariales, y la negativa gubernamental, resolvieron extender el paro por dos días y marchar también en la movilización que realizarán las mayores centrales sindicales por ‘educación y trabajo’, el 7 de marzo.

Además anunciaron que se sumarán al paro internacional de las mujeres, un día después, y en la segunda semana de marzo realizarán acciones en las provincias con la comunidad educativa: clases públicas, abrazos a las escuelas, jornadas de difusión y radios abiertas.

En caso de que no haya una respuesta positiva de la contraparte, advirtieron, se convocaría a otro paro de 48 horas con una marcha hasta la emblemática Plaza de Mayo.

Los maestros están dispuestos a ganar su lucha por un salario digno pues aseguran que lo que cobran hoy no alcanza siquiera para pagar el tarifazo reciente de la electricidad.

Lo único que le pedimos al Gobierno es no seguir perdiendo el poder adquisitivo, declaró recientemente al canal C5N el líder del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires, Roberto Baradel.

Por su parte el secretario general de la asociación docente Ademys de la capital, Jorge Adaro, calificó de insulto la oferta del gobierno local.

‘El salario debe ser unificado a nivel nacional. La responsabilidad de la educación y las escuelas es nacional. No es posible que cada gobernador pague lo que quiera’, remarcó.

‘Nosotros estamos en la ciudad más rica del país y nos ofrecen un 16 por ciento cuando la inflación de 2016 fue del 41’. Macri, dijo, tiene que hacerse cargo de la educación.

Unamos las escuelas, no al ajuste, ningún docente por debajo de la línea de pobreza, subraya una de las consignas de los trabajadores nucleados en la provincia de Buenos Aires.

T/PL