¡Cuidado! El insomnio puede hacer que suframos diabetes

Hace 2 años.

Foto: (Archivo)
Foto: (Archivo)

Según los resultados de un estudio llevado a cabo en Chicago, el insomnio crónico podría alterar la capacidad de la insulina para regular el azúcar en sangre¡Cuidado! El insomnio puede hacer que suframos diabetes

Como ya sabemos, el insomnio, en caso de ser crónico, afecta a muchas áreas de nuestra salud. Los sentidos se vuelven más lentos, arrastramos un cansancio que tiende a acumularse y sufrimos cambios metabólicos que pueden llegar a ser muy serios.

Tal y como nos dicen los expertos, todos nosotros podemos padecer insomnio en algún momento de nuestras vidas. No obstante, el riesgo es mayor en el momento en que esta dolencia se vuelve crónica.

Según un estudio reciente publicado en la revista Diabetología el no descansar por la noche de forma adecuada eleva el riesgo de padecer diabetes tipo II, repercute directamente sobre nuestro peso y pone en riesgo nuestra salud cardiovascular.

Te invitamos a conocer toda la información.

El insomnio y su relación con la diabetes
Decimos que una persona tiene insomnio cuando sufre constantes despertares a lo largo de la noche, de forma que tarda más de una hora en dormirse, y es incapaz de descansar durante más dos horas seguidas.

En caso de que esto se repita una media de 3 o 4 días a la semana a lo largo de varios meses, ya estaríamos hablando de insomnio crónico, momento en que nuestra salud se va a ver afectada.

Causas del insomnio

Hemos de tener en cuenta que ningún caso es igual. El origen de nuestra dificultad para conciliar un descanso profundo y reparador no será el mismo que el de nuestra compañera de trabajo o el de nuestro hermano.

Te recomendamos leer también “las heridas del alma y el dolor de cabeza“

Por ello, hay que tener en cuenta que no a todo el mundo le funcionarán las mismas cosas. Es necesario siempre conocer el origen del insomnio que, por lo normal, puede tener las siguientes características:

Insomnio y mala respiración

Enfermedades: en ocasiones, sufrir problemas reumatológicos, renales, fibromialgia o estar pasando por la menopausia puede, sin duda, afectar a la calidad de nuestro descanso.
También hemos de tener en cuenta que existen diversos factores ambientales que influyen de modo negativo sobre la calidad del sueño: trabajar en turnos nocturnos, dormir en habitaciones donde hace calor, o donde existe mucho ruido ambiental también determina este problema.

El insomnio primario, por su parte, es aquel en el cual no es posible identificar una causa clara del trastorno. Es algo que debemos tener en cuenta y que nuestros médicos determinarán.
A su vez, también podemos sufrir lo que se conoce como insomnio idiopático, el cual tiene su origen en la infancia y se relaciona con un aprendizaje incorrecto del hábito de dormir.
Lee también “combate el insomnio tomando banana con miel“

Las consecuencias metabólicas de la falta de sueño

Triglicéridos en sangreSin lugar a dudas, nos parece algo asombroso que el insomnio o la falta de descanso de forma prolongada pueda derivar en diabetes pero, para ello, es importante tener en cuenta el estudio que la doctora Esra Tasali llevó a cabo en la Unidad del Sueño de la Universidad de Chicago (Estados Unidos).

Durante un año se monitorizó el descanso de 20 voluntarios que padecían insomnio. Estos pacientes solían dormir cada noche una media de 4 horas o menos.

Cada día se les hacía diversos análisis para controlar la salud de su corazón y el nivel de ácidos grasos de su sangre, además de la insulina, el colesterol, la noradrenalina y el cortisol.

Cada cuatro días se les practicaba una prueba para medir la tolerancia a la glucosa.
Se comprobó que solo con dormir mal durante 3 días seguidos (es decir, descansar menos de 4 horas) se eleva en un 30% el nivel de ácidos grasos en sangre.

Este aumento de ácidos grasos en sangre se mantenía hasta 5 horas después. Es decir, se llegaba a un pico tan elevado que la capacidad de la insulina para regular el azúcar en sangre estaba inhibida.
Cuando una persona sufre insomnio se padece también un aumento de los niveles de adrenalina en sangre, favoreciendo así que se eleven aún más los ácidos grasos.

El nivel de glucosa no varió en los pacientes afectados por insomnio, pero la capacidad de la insulina para regularlo se redujo un 23%. Todo ello provoca una clara resistencia a la insulina que acaba derivando en diabetes tipo 2.
Te recomendamos leer “bailar y pasear nos pueden proteger frente al Alzheimer“

Conclusiones que debemos tener en cuenta

Con este estudio se demuestra algo que ya se sospechaba desde hace tiempo: el insomnio crónico puede alterar el metabolismo de lípidos y reducir la habilidad de la insulina para regular el azúcar en sangre.

Dormir bien para combatir la diabetes

Según nos explican los expertos, si la población pudiera disfrutar de un sueño tranquilo y reparador, combatiríamos gran parte de la epidemia actual de obesidad y diabetes.
Por ello, es vital que ante una falta de descanso prolongado que se alarga más allá de uno o dos meses, lo consultemos con nuestro médico.

Dependiendo de cuál sea su origen (estrés o enfermedad) lo afrontaremos con las estrategias más adecuadas teniendo en cuenta nuestras particularidades.

T/RT