Crisis humanitaria, corrupción y dictadura, los nuevos términos de la guerra no convencional

Hace 2 años.

bachaqueroYa no se trata de una guerra de un país contra otro país, con ejércitos regulados por convenciones internacionales. La guerra no convencional utiliza nuevos métodos y mecanismos doctrinarios, para “intervenir en países soberanos no alineados con los intereses imperiales con mecanismos extrapolíticos por vías económicas, financieras, culturales, diplomáticas y paramilitares”, refiere Gustavo Borges, presidente del colectivo Misión Verdad.

Términos como asistencia humanitaria, crisis humanitaria, corrupción y dictadura, acuñados por la derecha, y todo su aparato propagandístico, y por Organizaciones No Gubernamentales (ONG), forman parte de este nuevo frente de ataque, que en otras latitudes ha precedido operaciones de intervención militar, señaló durante una entrevista en el programa Con el pie izquierdo, transmitido por RNV Activa.

Borges recordó que en el caso Libia se emplearon “operaciones de bandera falsa”, como sucedió con la supuesta llegada de rebeldes a la plaza Verde de Trípoli, cuando en realidad se trató de una recreación montada por grandes canales de televisión dirigidos por Qatar.

Este tipo de mecanismos persigue “la instalación de una narrativa que erosione el liderazgo de los líderes legítimos” y abone el terreno para una intervención legal por parte de organismos internacionales, tarea en la que juega un rol determinante las ONG, instrumentos de propaganda del “frente de guerra no convencional”, insistió.

Precisó que en el caso venezolano “operadores políticos colombianos están privilegiando la narrativa de sectores opositores venezolanos que intentan decir que Venezuela está bajo crisis humanitaria y necesita ser intervenida por organismos internacionales porque el pueblo se está muriendo de hambre, cuando se sabe que los alimentos venezolanos son contrabandeados hacia territorio colombiano y parte del noble pueblo colombiano subsiste gracias a los subsidios dado en los últimos 17 años. Es una situación invertida la que están tratando de imponer”.

Insistió que mientras los grandes medios nacionales e internacionales hablan de crisis humanitaria, lo que ocurre en la frontera colombo-venezolana es una operación comercial entre sectores mafiosos del norte de Santander con la clase media pudiente del occidente venezolano.

 

Escuche a Gustavo Borges