¡Fácil y rápido! Aprende a cultivar cebollines en casa

Hace 2 años.

Foto: Agencias
Foto: Agencias

Cuando compres cebollines, los utilices para tus comidas y aproveches todas sus bondades, no te olvides de guardar los extremos blancos, que tiene como unos “pelos” (son las raíces). En una taza con agua coloca este supuesto residuo y déjalo en un sitio donde le dé bastante sol.

De inmediato empezará a crecer, tanto que ya no sabrás que hacer con semejante cantidad de cebollín. Los podrás cosechar de manera indefinida. ¡Piensa en regalar a tus familiares, amigos y vecinos!

Para usar en las comidas, solo tienes que tomar unas tijeras y cortar la parte que precisas. Recuerda vaciar y cambiar el agua dos o tres veces a la semana. Enjuaga bien las raíces y vuelve a introducirlas en agua fresca.

Realmente es muy sencillo y te servirá no solo para comer más sano, sino para ahorrar dinero. Únicamente precisas un vaso con agua y mucho sol. No hace falta tener un terreno o una huerta.

Te ha encantado la idea de plantar tus propios vegetales en la cocina de tu casa, ¿verdad? Entonces, puedes aprovechar las características de ciertos vegetales que crecen una y otra vez sin necesidad de muchos elementos:

El ajo: En lugar de tirar los dientes germinados, colócalos en un vaso con agua y obtendrás unos germinados o brotes más sabrosos, ideales para guarniciones, pastas y ensaladas.

La albahaca: Esta hierba aromática, que se puede consumir en muchas preparaciones, sobre todo acompañada con tomate, también se reproduce con agua. Coloca unos diez centímetros del tallo en un sitio con luz directa. Cuando las raíces tengan 2 cm de largo, pasa la planta a una maceta pequeña.

La lechuga romana: Si te ha quedado el tallo de un cogollo de lechuga romana, coloca el tronco en un plato hondo con un poco de agua junto a la ventana. En 15 días (recuerda cambiar el agua algunas veces a la semana) empezarás a ver hojas nuevas, que estarán completamente crecidas al mes.

La cebolla “común”: Al igual que ocurre con el cebollín, la cebolla también se puede reproducir muy fácilmente. Sólo tienes que plantar la raíz en una maceta lo más profunda que puedas. Espera a que el bulbo esté completamente desarrollado para sacarlo y comerlo.

El jengibre: Puede plantarse en la tierra como la cebolla, aunque el proceso es un poco más largo. Quizás necesites unos meses hasta que germine. Un bulbo completamente crecido tarda unos 10 meses.

El cilantro: Al igual que ocurre con la albahaca, el cilantro crece sin las raíces, solo colocándolo en un recipiente con agua. Cuando estén lo suficientemente largas, las puedes plantar en una maceta. En solo un par de semanas tendrás brotes nuevos y en dos o tres meses una planta completa.

Foto: Agencias
Foto: Agencias
Foto: Agencias
Foto: Agencias

T/Mejor Con Salud/WEB RNV/FH