Cámara de Senado pretende continuar impeachment contra Rousseff

Hace 2 años.

Foto: Referencial
Foto: Referencial

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, aseguró este lunes que esa instancia legislativa pretende continuar el proceso de impeachment contra la mandataria Dilma Rousseff, a pesar de la decisión tomada por su homólogo de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, de anular la votación del pasado 17 de abril, que daba luz verde al proceso político contra la Jefa de Estado de ese país suramericano. 

“Aceptar esta diversión con la democracia sería quedar comprometido con el atraso del proceso”, expresó Calheiros al tiempo que manifestó que no aceptará el pedido de Maranhao de devolver el proceso a la Cámara de Diputados, refiere una nota de Prensa Latina.

La decisión de Maranhao se apoya en irregularidades observadas en el transcurso del trámite que se sigue en la Cámara Baja, entre ellas la postura tomada por los parlamentarios, quienes emitieron juicios de valor en vez de tratar temas concretos en la materia.

Si la Cámara del Senado continúa el debate para realizar el “juicio político” contra la presidenta Rousseff, se estaría violando la Constitución de la nación suramericana, debido a que para llevar a cabo este proceso es necesario la autorización de la Cámara de Diputados, la cual fue anulada este lunes.

Vanessa Grazziotin, representante del Partido Comunista de Brasil, calificó las declaraciones de Calheiros como irrespetuosas hacia el pueblo de la nación suramericana, que en 2014 reeligieron a Rousseff como Presidenta.

“Aquí no estamos discutiendo un proyecto de ley o una enmienda a la Constitución, sino despojar del mandato a una Presidenta electa democráticamente por 54 millones de ciudadanos”, expresó Grazziotin, citada en la nota.

En abril pasado, la Cámara Baja de Diputados del Congreso de Brasil, entonces presidida por Eduardo Cunha, quien fue destituido por corrupción, dio un paso más hacia el golpe parlamentario a través de una votación nominal en la que se decidió el juicio político contra la presidenta Rousseff, alegando supuestas faltas administrativas con argumentaciones políticas y no legales.

Posteriormente, se creó una comisión de senadores, de mayoría opositora, que aprobó un informe que sugería al pleno del Senado iniciar el juicio contra Rousseff.

Tras la anulación, la Cámara de Diputados de Brasil contará con un lapso de cinco sesiones para realizar una nueva votación en la que se decida si se autoriza o se niega el impeachment contra la mandataria Dilma Rousseff.

T/AVN