Blair prometió lealtad absoluta a Bush para invadir Iraq

Hace 1 año.

Foto: Foto: Reuters
Foto: Foto: Reuters

Una serie de cartas reveladas este miércoles en el Informe Chilcot, demuestran la lealtad absoluta ofrecida por el exprimer ministro del Reino Unido, Tony Blair, al expresidente de Estados Unidos, George W. Bush, para acordar la invasión de Iraq.

“Mejor actuamos ahora y explicamos y justificamos nuestras acciones (después), que dejarlo para otro día hasta que se produzca quizás aun una catástrofe peor”, escribió Blair a Bush, el 12 de septiembre de 2001, un día después del atentado a las Torres Gemelas.

Las misivas muestran cómo ambos mandatarios comenzaron a planear intensamente el derrocamiento de Saddam Hussein, un mes después del ataque terrorista.

“No tengo ninguna duda de que necesitamos ocuparnos de Saddam. Pero si golpeamos Iraq ahora, perderíamos al mundo árabe, a Rusia y probablemente a la mitad de la Unión Europea (UE), y mi temor es el impacto de todo esto sobre Pakistán”, asomó Blair.

El británico le reiteró a Bush su preocupación por las afectaciones regionales y lo instó a buscar apoyo internacional, especialmente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para justificar la intervención en base a las inexistentes armas de destrucción masiva.

“Si recapitulamos toda la evidencia sobre las armas de destrucción masiva, añadimos sus intentos de asegurarse capacidad nuclear, y como parece posible, añadir un vínculo con Al-Qaeda, esto será muy persuasivo aquí”, argumentó.

En sus memorandos, Blair también le dice que “Estados Unidos podría hacerlo solo (el ataque), con apoyo de Reino Unido”, y le afirma: “Estaré contigo pase lo que pase”.

El Informe Chilcot, una comisión de investigación independiente ordenada por el sucesor de Blair, Gordon Brown, arrojó que la invasión militar acontecida en 2003 en Iraq, no fue el último recurso.

“Lo hice de buena fe”
A través de un comunicado de 20 páginas, Blair justificó su decisión y aseguró que todas las acciones emprendidas por su Gabinete, fueron realizadas con las mejores intenciones.

“El informe debe enterrar las denuncias de mala fe, mentira o engaño. Tanto si la gente está de acuerdo con mi decisión de llevar a cabo una acción militar contra Saddam Hussein o no, lo hice de buena fe y como creía que serviría mejor al interés del país”, afirmó.

Asimismo, manifestó que “eliminar a Saddam Hussein era importante y su derrocamiento no fue la causa del actual aumento del terrorismo”.

Disculpa laborista
El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, se disculpó en nombre de la agrupación —de la cual Blair también forma parte— por los hechos ocurridos en Iraq.

“Ahora me disculpo sinceramente en nombre de mi partido, por la desastrosa decisión de asistir a la guerra en Iraq”, aseveró.

Corbyn declaró que la única forma en que los partidos pueden crecer, es haciéndole frente a sus errores.

_90310404_noteeee.jpg_685526020

T/teleSUR