A 34 años de la Guerra de las Malvinas, persiste la lucha contra el colonialismo

Hace 2 años.

Foto: AVN
Foto: AVN

Este 2 de abril se cumplen 34 años desde que tropas argentinas desembarcaron en las Islas Malvinas, con el objetivo de recuperar la soberanía de este territorio arrebatado ilegalmente por el imperio británico desde 1833.

La dictadura militar, que en ese entonces gobernaba a la nación latinoamericana bajo el mando del general Leopoldo Fortunato Galtieri, ordenó el envió de contingentes militares al archipiélago ubicado en el océano Atlántico Sur, donde fueron recibidos por las tropas inglesas, lo que dio inicio a la guerra que se extendió hasta junio de ese año.

De acuerdo con datos oficiales, este conflicto bélico dejó un saldo lamentable de 649 argentinos muertos y 1.082 heridos, mientras que del lado británico fueron 255 las víctimas fatales y 775 heridos, motivo por el cual, desde 2002 se conmemora el 2 de abril como el Día del Veterano de Guerra y los Caídos en la guerra de Malvinas.

A poco más de tres décadas de esta batalla, la disputa por el territorio aún se mantiene como uno de los ejemplos más representativos del colonialismo clásico que subsiste en el siglo XXI.

Si bien la nación suramericana ha apostado por el diálogo y la solución pacífica del conflicto, no se ha rendido en su lucha por la defensa de su justa soberanía.

En 2012, Argentina denunció la presencia de militares del Reino unido en la zona y la exploración de posibles recursos petroleros. Más tarde, en abril de 2015 cinco empresas petroleras, tres británicas y dos estadounidenses, fueron demandadas por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner debido a la extracción de petróleo y gas en las Islas.

En junio del año pasado el Gobierno suramericano instó en reiteradas oportunidades ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al país europeo a establecer el diálogo, sin embargo, hasta la fecha la nación británica se ha negado.

El territorio de Las Malvinas posee una de las reservas más grande de agua dulce del mundo e importantes fuentes de petróleo. Se encuentra ocupado por más de 2.000 personas, de las cuales más de la mitad son efectivos militares del Reino Unido, quienes resguardan una base militar que incluye buques y submarinos nucleares.

T/AVN